La autopsia del cadáver de Esther López revela nuevos datos sobre la muerte de la joven el pasado 13 de enero en Traspinedo, Valladolid. El informe del Juzgado de Instrucción nº5 de Valladolid revela que, como ya se creía, Esther López fue atropellada por un vehículo a motor a una velocidad media-baja, sin embargo, no murió en el acto.

Como detalla el escrito, "hubo supervivencia" desde que se produjeron las lesiones por el atropello hasta que murió. Y es que las lesiones traumáticas ocasionadas por el accidente no tienen entidad suficiente para producir la muerte de manera instantánea.

Concretamente, la causa de la muerte habría sido un shock multifactorial provocado entre la madrugada y la mañana del 13 de enero, el mismo día de su desaparición. El informe establece que la de Esther fue "una muerte violenta de etiología Accidental u Homicida".

Además, no se descarta "que el lugar del atropello hay sido distinto del lugar donde se encontró el cuerpo", es decir, que el cadáver fuese movido. De ser así, precisan, se habría hecho en las primeras horas después del fallecimiento.

En sus conclusiones del estudio de las lesiones, el informe del Instituto de Medicina Legal de Valladolid detalla que se trata de un atropello en vida, por vehículo a motor, producido a media o baja velocidad, con la confluencia en la causa de la muerte de otros factores como la intoxicación etílica, el consumo de cocaína y la hipotermia.

La principal duda a resolver a partir de este informe s si el atropello fue intencionado o no y dónde tuvo lugar. También, si alguien trasladó su cuerpo, estando viva o ya fallecida, o si fue ella la que se desplazó por sus propios medios antes de desplomarse en el lugar en el que fue hallado el cuerpo.

En este contexto, el principal sospechoso en el caso, Óscar, ha sido citado a declarar como investigado el próximo lunes. Aunque hasta ahora su declaración ha estado cargada de contradicciones, se espera que su testimonio frente a todas las partes pueda arrojar luz al caso.

Levantado el secreto de sumario

El Juzgado ha levantado parcialmente el secreto de sumario, que recoge conclusiones sobre más de 600 acontecimientos, a excepción de 18. Estos hechos han sido trasladados a las acusaciones pública y particular y las defensas de los tres investigados, pero no arrojan nuevos datos sobre lo que ocurrió la noche de la desaparición.

Del sumario se desprende que los investigadores siguen considerando la tesis del atropello y creen que la joven no murió en el acto, sino por un shock posterior.

Entre los detalles que se pueden extraer del texto, los investigadores tratan la cuestión del lugar y la disposición en la que se localizó el cuerpo y los objetos personales de Esther. Dicen que como norma general, objetos como el bolso o el móvil suelen quedar dispersos por el escenario de los hechos, pero en este caso estaban en un área muy próxima al cuerpo. Por lo tanto, concluye que "la disposición del bolso no guarda relación con una dinámica post-atropello" y debió ser por tanto "alterado su emplazamiento de forma voluntaria por acción humana".

También explica al detalle las contradicciones que se han encontrado en el relato de Óscar, el principal investigado. Dice que dejó a Esther a 200 metros de la casa de Lucio Carlos. Según su versión, ella quería ir a Valladolid a seguir de fiesta y él se negó. Ella, enfadada, pidió que parase el coche para volver andando a casa de Lucio a convencerle para salir.

Pero este relato resulta "ciertamente inverosímil", porque en los escasos metros que recorrieron en el coche es "extraño" que hubiera mostrado su intención de seguir de fiesta, se hubiese producido la discusión y ella se hubiese apeado del vehículo.

Además, considera que si esa versión fuese cierta, y él hubiese dejado a Esther deambular en ese paraje a horas intempestivas, al ser informado a la mañana siguiente de que Esther estaba ilocalizable debería haber despertado inquietud por el estado de su amiga.

Por otro lado, el móvil de Esther la ubica a las 3:26 horas a 45 metros de la casa de Óscar, cercana al punto donde se situaba a esas horas el dispositivo de Óscar y su vehículo. Esto "contradice gravemente" la declaración del investigado, que dice que sobre las 2:30 horas dejó a Esther cerca de la casa de Lucio y que no volvió a verla.