El Gobierno sigue apuntando hacia la estrategia de 'gripalizar' la pandemia e ir avanzando hacia otras estrategias tras la explosión de contagios de la sexta ola. Así lo trasladó este jueves Pedro Sánchez en una comparecencia ante los medios.

El líder del Ejecutivo habló de una "estabilización de los contagios" y llamó a "transitar en la gestión de la pandemia hacia una enfermedad endémica". "Con todo el rigor y científico y desde la máxima cooperación a nivel europeo, se puede comenzar a diseñar un puente que nos permita -cuando se pueda- transitar hacia una enfermedad endémica. No va a ser inmediato, pero hay que anticipar ese trabajo y diseñar el futuro", apuntó en la clausura del foro 'Spain Investors Day'.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) creen que todavía es demasiado pronto y conviene esperar a conocer cómo evoluciona este virus. "Hay que ser muy precavidos con las predicciones sobre el futuro", señaló el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, en una rueda de prensa el pasado martes.

En la misma línea se han pronunciado varios epidemiólogos, que consideran atrevido hacer este tipo de afirmaciones con los datos actuales. Y es que, aunque los contagios, la incidencia acumulada a 14 y 7 días y la presión hospitalaria no está creciendo de la misma manera que antes de Navidades, todavía no se ha dado una estabilización de los indicadores ni se ha alcanzado el llamado 'pico' de la curva.

"Hablar de un cambio a enfermedad endémica es más un deseo que una realidad"

José Félix Hoyo, experto en epidemias y emergencias internacionales, se ha mostrado muy tajante al respecto. "No tenemos el crecimiento brutal que hubo antes de las Navidades, pero seguimos en una situación muy mala" y la situación actual no cumple con la definición de "la enfermedad endémica". A su juicio, "hablar de un cambio a endemia es más un deseo que una realidad"

Además, recuerda que hay "muchas variables inquietantes". Los menores retomaron las clases hace tan solo cuatro días y hay "una incógnita" sobre cómo se va a traducir esto en los contagios y en el aumento de otros indicadores, como la incidencia o la presión hospitalaria.

Otro de los aspectos que preocupan a los epidemiólogos son las mutaciones del COVID-19 porque "no está claro que se vaya evolucionando hacia virus menores", sino que puede "mutar hacia otro" de mayor gravedad. Ejemplo de ello es que el coronavirus actual (SRAS-CoV-2) fue el resultado de otro más leve.

Asimismo, Hoyo ha recordado que, pese a que parezca que la gripe es una enfermedad leve o que no causa problemas graves, la OMS ha determinado que "cada año, mueren hasta 650.000 personas por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional".

"Seguimos en una situación claramente insostenible"

Los datos epidemiológicos tampoco parecen apuntar hacia un descenso de los contagios o de la incidencia acumulada (IA). Según el último informe aportado por el Ministerio de Sanidad este jueves, en el último día se registraron 159.161 infecciones por coronavirus con una IA a 14 días de 3.156,63 puntos y una IA a a siete días de 1.482,63.

Tampoco se aprecia una mejora en la presión sanitaria, que arroja un 13,87% de ocupación de camas COVID a nivel general y un 23,62% en las unidades de cuidados intensivos. Un porcentaje que se sitúa en el 42,98% en el caso de Cataluña.

Con estos datos, para el epidemiólogo y pediatra Quique Bassat es "difícil aceptar que estamos llegando al pico de la ola". "Seguimos empeorando, quizá más lentamente que otros días, pero seguimos en una situación claramente insostenible", apunta en el vídeo que acompaña a estas líneas.

Seguimos con la atención primaria al borde del colapso y los índices de hospitalización empeorando cada día más"

Quique Bassat, epidemiólogo

Ahora mismo, recuerda, "seguimos con una situación muy complicada a nivel sanitario, con la atención primaria al borde del colapso y los índices de hospitalización empeorando cada día más". "Me importa relativamente poco que nos acerquemos al pico, lo que me interesa es si vamos a abajar rápidamente" cuando lleguemos a ese punto, ha manifestado.

A su juicio, sería "dramático estabilizarnos" o situarnos "en una meseta con miles de casos por semana y sin una mejoría en los indicadores de nuevos contagios y transmisión".

Precisamente, respecto a ese ansiado pico de la sexta ola, el virólogo y profesor de microbiología de la Universidad San Pablo CEU, Estanislao Nistal, recuerda que los casos más graves no desaparecen de un día para otro ni "las UCI se desalojan" en un solo día. Es decir, una vez alcancemos el punto más alto de la curva y empiecen a descender los indicadores, todavía se notará la presión hospitalaria.

Ante esta situación, para él, tampoco es correcto dirigir la estrategia hacia una enfermedad endémica. Considera que "tomar esta decisión es algo prematuro" y el coronavirus no puede tratarse como el virus de la gripe. "No creo que se pueda llegar ese punto todavía", aunque lo "están intentando traer a primera plana. El consenso que hay es pasar la sexta ola, que está teniendo un impacto más grande en la Atención Primaria y problemas hospitalarios", ha sentenciado.