Crece la desigualdad en el mundo desde el inicio de la pandemia. En los dos últimos años han aparecido 573 nuevos milmillonarios, lo que supone un nuevo milmillonario cada 30 horas. En el lado opuesto, se espera que a finales de este año el número de personas sumidas en la pobreza extrema crezca en 263 millones, lo que se traduce en un millón de personas más cada 33 horas.

Así se desprende del informe 'Beneficiarse del sufrimiento' que publica Oxfam Intermón. En él se pone de relevancia que la pandemia, el conflicto en Ucrania y el espectacular aumento de los precios de alimentos y energía está suponiendo un periodo de bonanza para los ricos. Una realidad que conlleva un claro retroceso en los logros de las últimas décadas en la lucha contra la pobreza extrema a nivel global.

Según Íñigo Macías, responsable de investigaciones de Oxfam Intermón, la riqueza total que actualmente acumulan estos milmillonarios de todo el mundo equivale ya al 13,9% del PIB mundial. Se ha triplicado desde el año 2000, cuando suponía el 4,4%.

En su opinión, "las fortunas de estos milmillonarios no han crecido tanto y tan rápido en tan poco tiempo porque ahora trabajen más duro o sean más productivos. Controlan e invierten en corporaciones que se han aprovechado de su creciente poder de mercado y de la desregulación, mientras algunos ocultan su dinero en paraísos fiscales", y "todo ello con la complicidad de los gobiernos", ha advertido Macías.

Beneficios sin precedentes en los sectores energético, alimentario y farmacéutico

Concretamente, el estudio revela que las empresas de los sectores energético, alimentario y farmacéutico "están logrando beneficios sin precedentes". En cambio, los trabajadores no han visto aumentar sus salarios y deben hacer frente al mayor repunte de precios en productos básicos que se haya vivido en décadas.

En el sector de la energía, las cinco de las principales empresas (BP, Shell, TotalEnergies, Exxon y Chevron) se embolsaron el año pasado 2.600 dólares de beneficios por segundo. En el sector de la alimentación, han surgido en los dos últimos años 62 nuevos milmillonarios. Y en el sector farmacéutico hay 40 nuevos milmillonarios desde el principio de la pandemia.

Desde la ONG creen que es "inconcebible" que haya personas que se beneficien del dolor y sufrimiento ajenos y apuntan que "algunas se han hecho ricas a costa de negar un acceso universal a las vacunas en todos los países. Otras, al aprovecharse del aumento de los precios de los alimentos y de la energía".

Exigen medidas urgentes para frenar la pobreza

En este contexto, Oxfam pide a los gobiernos de líderes mundiales que adoptan inmediatamente medidas para frenar la escalada de la pobreza y la desigualdad. Proponen, por ejemplo, aplicar un impuesto de solidaridad sobre los beneficios extraordinarios de los milmillonarios durante la pandemia para financiar medidas de apoyo a quienes sufren el impacto por los elevados precios de los alimentos y la energía.

También, introducir un impuesto a los beneficios caídos del cielo en todas las industrias y sectores o introducir impuestos permanentes sobre el patrimonio para poner coto a la híper concentración de riqueza extrema.

En el contexto español, Oxfam Intermón pide al Gobierno y los grupos políticos que apuesten por acordar medidas fiscales extraordinarias para contextos de crisis como los que vivimos.