La alacena bajo las escaleras de Harry Potter ya es una triste realidad en Japón. Una empresa nipona ha puesto en marcha microapartamentos de 9 m2 para jóvenes que desean vivir más cerca del trabajo a precios similares a los de un piso normal.

Las ventajas como la cercanía al puesto de trabajo o la estación de tren atraen a estos jóvenes, que valoran mucho disfrutar de más tiempo libre. A claro, cambio, de espacio donde vivir. Esto es lo que ha propuesto la empresa Spylitus, que ha desarrollado estas 'viviendas'.

"Los gastos de alquiler y manutención serían más baratos en los suburbios, pero estaría demasiado lejos del trabajo. Ir en un tren lleno de gente desde los suburbios es mental y físicamente agotador", explica Hiroshi Sugano, uno de estos jóvenes, en una entrevista en la BBC.

"Suelo comer de pie. Este lugar es muy pequeño para una mesa o una silla", dice el joven, que reconoce estar muy contento con su casita.

Las habitaciones tienen techos altos, lo que permiten crear dos alturas para poder aprovechar el espacio al máximo. En la parte superior se sitúa una pequeña plataforma a la que se accede por una escalera para poder colocar un futón donde dormir o hacer vida.

"En la parte de abajo tengo una nevera, una labadora y unas perchas para los trabajos. Arriba, un futón grande. Cuando leo un libro o me relajo, lo uso en el sofá", explica otro joven en testimonios que recoge la compañía en su página web.

Los jóvenes de entre 20 y 30 años representan el 80% de los residentes en estas microviviendas que cobran unos salarios medios de entre 200.000 y 300.000 yenes, entre 1.500 y 2.300 euros. El alquiler, de media, les cuesta unos 550 euros.