La Junta de Castilla-La Mancha investiga las circunstancias en las que vive la menor, ya que tiene dificultades para hablar y relacionarse. Los investigadores encontraron una pizarra con un inquietante versículo del Génesis que hace referencia al sacrificio del hijo de Abraham.

Los niños llevaban dos años sin escolarizar y sin recibir atención médica. Un retraso académico que se ha notado especialmente en el niño de 11 años, que ya necesitaba de una atención especial.

"Lo que nos dicen es que tiene una adaptación de primero de primaria y tendría que estar en quinto", explica Ruth Arroyo, abogada del padre del niño sustraído.

Los niños apenas salían de casa. Solían hacerlo al ocaso, cuando caía el sol y bajo fuertes medidas de seguridad, para asegurarse de que nadie les veía. Era el único momento en que los niños podían disfrutar del aire libre; una situación dramática que ahora conoce el padre del menor.

"Estaban encerrados como si estuvieran en la cárcel. Si llego a saber todo esto antes creo que me pego un tiro", asegura el padre de los menores.

El niño de 11 años ya se encuentra con su padre, al que le pertenecía la custodia, según una sentencia firme. Pero su hermana de seis años tiene un futuro incierto: de momento, sigue bajo la custodia de sus padres, los mismos que presuntamente le han privado de una educación y de atención médica.

La Consejería de Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha estudia el caso y asegura que tomarán medidas urgentes si es necesario. Mientras, los padres están en libertad a la espera de declarar ante el juez.