Las Estrellas Michelin son uno de los premios más sonados dentro del mundo culinario. Cada año, la Guía Michelin otorga este reconocimiento a todos aquellos establecimientos gastronómicos que destacan por su excelencia.

Sin embargo, desde que comenzaron a celebrarse hasta ahora, había una provincia que todavía no había ganado ninguna de estas ansiadas Estrellas: Granada. Una situación que ha cambiado tras conocerse quiénes eran los nuevos premiados en la gala que se ha celebrado en el Palacio de Congresos El Greco, en Toledo.

La Finca, un restaurante que se encuentra en el hotel de lujo La Bobadilla, ubicado en Loja, ha sido la encargada de conseguir la primera estrella Michelin para la provincia granadina.

Al frente de la cocina de este establecimiento del grupo Barceló se encuentra el chef Fernando Arjona. El cocinero reconoce a laSexta que para él fue "algo grandísimo" descubrir que había logrado este premio. "Es un placer poder conquistar una estrella", confiesa.

Sin duda, una de las cosas que hacen tan especial este lugar es cómo consigue unir en su oferta gastronómica lo mejor de Málaga y de Granada. "Hemos intentado recrear en nuestros platos esa cocina tradicional", explica el cocinero, aclarando que cree que esta ha podido ser la clave para lograr ese ansiado reconocimiento.

Además, cuenta con otro punto fuerte: el entorno. En la web de la Guía Michelin definen este establecimiento como "una de esas joyas que pueden pasar inadvertidas, pues es solo una de las opciones culinarias que engloban la oferta del lujoso hotel Royal Hideaway La Bobadilla, en pleno campo granadino y con la estética de un precioso cortijo andaluz".

Restaurante La Finca.

El gazpachuelo, uno de sus platos estrella

La Finca ofrece una experiencia centrada en dos menús degustación donde el aceite y el caviar de Riofrío adquieren un gran protagonismo. Unos platos que tienen como base las recetas de la cocina tradicional y que destacan por el toque creativo que Fernando Arjona, tutelado por el chef Pablo González, ha añadido.

"Uno de los que más me gusta, porque forma parte tanto de Granada como de Málaga, es el gazpachuelo", indica el cocinero. Para él, lo que le hace especial es la forma en la que el gazpachuelo típico de la cocina malagueña se fusiona a la perfección con las quisquillas de Motril. "Tiene unos toques y un sabor muy especial".

Plato del restaurante La Finca.

La tapa de Granada, ¿un factor negativo?

Lo cierto es que esta estrella Michelin ha supuesto una alegría no solo para el equipo del restaurante La Finca, también para Granada. De hecho, el alcalde de la ciudad, Paco Cuenca, no dudó en pronunciarse a través de sus redes sociales mostrando su emoción al saber que, por primera vez, la ciudad lograba uno de estos reconocimientos.

Ahora, el cocinero Fernando Arjona espera que esto sirva para que la provincia comience a ganar más estrellas. "Hay mucha gente que está haciéndolo muy bien, Granada se merece más".

Pero, ¿qué ha hecho que hasta ahora no hubiesen ganado ninguna? Algunos apuntan a que podría tratarse de la fama que tiene de ser la ciudad de la tapa. Por su parte, este chef reconoce no saber el motivo, aunque cree que puede que este sea un factor que puede influir.

"Puede ser por el estereotipo que se tenía de Granada, de la tapa gratuita y la cerveza, lo mismo por eso ha costado un poco", confiesa. Sin embargo, deja claro que los que son de la zona "saben que los productos que tienen son de grandísima calidad y hay que llevarlos a la mesa".

Por su parte, Fernando Arjona explica que piensa seguir trabajando para seguir mejorando, cogiendo nueva ideas para alcanzar "más aspiraciones".