El marcrobrote que tiene como origen Mallorca y que ha acabado afectando a diferentes comunidades autónomas todavía continúa sumando casos. Andalucía ha sido la última región en comunicar 107 contagios, pero también Madrid, Cataluña o País Vasco cuentan con centenares de casos, que hacen un total de 1.100 personas que han dado positivo tras pasar unos días en la isla celebrando el fin de curso.

Los jóvenes cuentan que era especialmente por las noches cuando la situación se descontrolaba: "Había una calle que se llenaba y era una locura", cuenta uno de los estudiantes que viajó desde Madrid. Estos jóvenes hablan de "grandes botellones" y "fiestas en la playa" donde se concentraban muchos de ellos como foco de este brote.

Concretamente en Madrid, donde se han notificado 410 positivos y hay 2.000 personas en cuarentena, muchos están siendo citados para realizare una prueba PCR y poder detectar el alcance de los brotes. No obstante, algunos de los jóvenes madrileños con los que laSexta ha podido hablar en el centro donde se realizan las pruebas, denuncian que fueron avisados "tarde" de que debían realizar la cuarentena y denuncian que todo se ha hecho "un poco mal".

También denuncian una situación "caótica" alguno de los estudiantes que guardan la cuarentena en el hotel COVID de Palma. Al Rojo Vivo ha podido contactar con Leire Etxebarría, de Bilbao, que cuenta que un día después de llegar a la isla con otras ocho amigas, recibieron el aviso de que debían de confinarse.

"Nosotras vinimos con la agencia de fin de curso, y como la mayoría de positivos han sido de esta agencia, le pidieron los datos de todos sus clientes y, sin mirar los casos, nos han metido a todos en un pack y nos han enviado al hotel", ha explicado la joven. Además, Leire ha expresado malestar por no haber recibido una información clara sobre los pasos a seguir desde entonces: "Nos dan versiones diferentes y estamos muy agobiados".