La erupción volcánica de La Palma vomita en estos momentos lava por nueve bocas, tras la aparición de una nueva en Tacande, El Paso. Esto, sin embargo, no ha alterado el recorrido del magma, que continúa dividido en tres lenguas principales, con coladas de seis metros de alto.

Así, la situación se ha vuelto más peligrosa ya que no se puede saber con seguridad cuál será el recorrido del magma, que se va solidificando sobre el terreno y que puede crear diques que desvíen su camino natural. Es por ello que se ha procedido, según ha confirmado laSexta, al desalojo de esta población, donde viven unas 700 personas.

Hasta ahora, la erupción de Cumbre Vieja no ha provocado víctimas humanas, pero ha obligado a evacuar de sus domicilios a cerca de 6.000 personas.

Un terreno tendido que ha ralentizado el avance

La lava se ha ralentizado en las últimas horas, debido a la orografía del terreno, dado que los últimos metros en el camino hacia el mar navegan sobre un terreno mucho más tendido que las laderas de la Cumbre Vieja. Así las cosas, no está previsto que llegue al mar durante la noche de este lunes, ha señalado el director del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias, Pevolca, Miguel Ángel Morcuende.

Esto no significa, ha aclarado, que la erupción haya disminuido su actividad ya se deberá constatar en las próximas horas si esta reducción es una tendencia o no.

Da igual si son casas, cultivos u otro tipo de infraestructuras: desaparecen arrasadas tras el frente de lava, que ya mide unos seis metros, una altura similar a la de un edificio de dos plantas. Los expertos, sin embargo, calculan que la velocidad a la que avanza se ha reducido significativamente: hemos pasado de unos 700 metros por hora que se calcularon en los inicios a unos 300 metros por hora en la noche de este lunes.

La incertidumbre crece por momentos

El alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, insistió este lunes en Al Rojo Vivo que la división de estas lenguas hace que la situación sea más peligrosa. "La incertidumbre de todos es grandísima, sobre todo en la gente de la zona de El Paraíso, en el sur del municipio, que no saben estado de sus casas". Según los últimos datos, la lava ya ha arrasado más de un centenar de casas.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, también explicó en rueda de prensa que dentro de toda la tragedia, "no tenemos que lamentar ninguna pérdida humana ni daños personales, esa es la mejor noticia después de varias horas con un volcán que sigue activo y que va a seguir así los próximos días.

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que pospuso su viaje a EEUU para trasladarse a La Palma, manifestó su solidaridad con los afectados. En la misma comparecencia, Sánchez destacaba el "compromiso del Gobierno para que los vecinos puedan recuperar su día a día y su normalidad". "Toda España está con La Palma. Estamos viendo en los medios de comunicación nacionales que se sigue al minuto lo que está sucediendo en La Palma"

"Esta erupción no va a hacer que haya gente que se quede atrás desde el punto de vista económico"

Pedro Sánchez

Así, Sánchez insistió este lunes en que "tenemos suficientes capacidades desplegadas aquí en La Palma para poder hacer frente a cualquier tipo de eventualidad". "Esta erupción no va a hacer que haya gente que se quede atrás desde el punto de vista económico" ha intentado tranquilizar el presidente, añadiendo que "ahora mismo lo más importante es garantizar la seguridad, garantizar el perímetro de seguridad sobre el volcán".

La situación actual del semáforo volcánico está en amarillo para los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane, Mazo y Fuencaliente de la Palma; por lo tanto, se aconseja a la población mantenerse atenta a la información que proporcionen las correspondientes autoridades de Protección Civil.

Hasta 9.000 toneladas diarias de dióxido de azufre

La colada de lava provocada por la erupción del volcán ha emitido hasta el momento entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias de dióxido de azufre y avanza a 700 metros por hora, arrasando a su paso casas, cultivos e infraestructuras.

Por ahora, la erupción del volcán del municipio palmero de El Paso no ha provocado víctimas personales pero está dejando una situación "desoladora" en la zona, según ha explicado el presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata, pues la lava "se come literalmente viviendas, infraestructuras y cultivos que va encontrando en su camino hacia la costa del valle de Aridane".

La erupción tuvo lugar a las 15.12 horas de este pasado domingo, y más de 5.000 personas permanecen evacuadas fuera de sus hogares para garantizar su seguridad ante este desastre natural que ha llevado a la Unidad Militar de Emergencias (UME) a desplegar en La Palma 180 miembros y 57 vehículos.