Los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) de Ryanair están convocados desde este lunes a una nueva huelga, la tercera en lo que va de verano, y que se prolongará hasta el próximo 7 de enero de 2023 ante la negativa de la compañía de negociar un nuevo convenio colectivo. Solo hasta las 20:00 horas, los paros ya han dejado un total de 10 vuelos cancelados y más de 200 demorados, pese al 85% de servicios mínimos. Fuentes sindicales estiman que cerca de 18.800 personas se han visto afectadas por la huelga.

Según ha informado el sindicato USO, cuatro de los diez vuelos suspendidos hasta esa hora tenían salida en el aeropuerto de Barcelona y otros cuatro llegaban a la ciudad condal, mientras que en Palma de Mallorca se ha suspendido un vuelo de salida y otro de llegada.

Los sindicatos USO y Sitcpla han convocado a los 1.600 trabajadores pertenecientes a las empresas Ryanair, Crewlink y Workforce a paros de 24 horas de lunes a jueves, que durante las dos primeras semanas afectarán a 1,04 millones de pasajeros, con una media de 130.600 viajeros cada día.

Esta nueva convocatoria se suma a los paros convocados a finales de junio y durante gran parte de julio por USO y Sitcpla, y que han provocado cancelaciones y retrasos en los aeropuertos españoles en los que opera Ryanair, especialmente en Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca.

La huelga se extenderá hasta principios de enero, coincidiendo con el periodo vacacional de agosto y Navidad, épocas en las que habitualmente se registran unos niveles de tráfico muy elevados.

Durante la huelga, el ministerio de Transportes español ha fijado unos servicios mínimos que van del 68% al 85% en vuelos nacionales hacia o desde las islas, y del 36% al 60% en los peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público sea igual o superior a 5 horas y vuelos internacionales.

En cuanto a los vuelos nacionales peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público sea inferior a 5 horas, que de momento durante los días de huelga están programados únicamente en Barcelona, los servicios mínimos oscilan entre el 34% y el 38%.

Los paros se producen en un contexto marcado por el "caos" aeroportuario que están sufriendo durante este verano buena parte de los principales aeropuertos europeos, debido a la rápida recuperación de la demanda, los conflictos laborales y la escasez de personal.

Otros vuelos afectados

Además de los citados anteriormente, ha habido también suspensiones de salidas en Hamburgo (Alemania), Londres, Milán, Roma y Menorca, estas cuatro últimas con destino Barcelona. Los retrasos han afectado en mayor medida a los siguientes aeropuertos:

  • Palma de Mallorca (14 vuelos de salida o llegada demorados)
  • Málaga (13 retrasados)
  • Barcelona (7)
  • Madrid (5)
  • Sevilla (4)
  • Alicante (4 )
  • Santiago de Compostela (3)
  • Girona (1)
  • Ibiza y Valencia: no se ha registrado ningún retraso.
Los dos sindicatos mantienen los paros desde este lunes hasta el 7 enero, de lunes a jueves, tras un acuerdo con CCOO sobre salarios, rosters -cuatro días en activo seguidos de tres libres- y complementos de sus tripulantes de cabina españolas. La huelga podría afectar a los once aeropuertos españoles donde opera Ryanair (Madrid, Málaga, Sevilla, Santander, Alicante, Valencia, Barcelona, Gerona, Santiago de Compostela, Ibiza y Palma de Mallorca)