Los especialistas de la Armada han descartado que el objeto sospechoso hallado en la playa del Cristall de Badalona (Barcelona) sea un artefacto explosivo, ya que se trataba de cinco pilares de hormigón.

Según han informado fuentes del dispositivo de seguridad, especialistas de la Armada, procedentes de Cádiz, han alejado el objeto sospechoso de la playa, lo han inspeccionado para comprobar si tenía carga explosiva y tras verificar que no la tenía han procedido a una detonación de baja potencia.

El Ayuntamiento de Badalona ha informado en un apunte de Twitter de que la bandera verde vuelve a ondear en la playa, que se ha reabierto después de que el objeto fuera localizado el viernes por un submarinista a unos 15 metros de la costa y a unos dos metros de profundidad, tras lo que se acordonó la zona de la playa.

 

El submarinista avisó a un socorrista, de Proactiva, que puso el caso en conocimiento de la Policía Local. El submarinista también encontró cuatro fragmentos de pilares de hormigón, por lo que el Ayuntamiento ya baraja la hipótesis de que el supuesto artefacto fuera también un pilar procedente de alguna antigua estructura industrial arrojado al mar.

La decisión de detonar el supuesto artefacto tras alejarlo de la costa había sido acordada en una reunión celebrada en el Puerto de Badalona en la que han participado el alcalde de la localidad, Alex Pastor, así como representantes de la Armada, la Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra, la Policía Local, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), Adif y Renfe.

Se da el caso de que la Guardia Civil localizó el pasado domingo en una playa de la Barceloneta una bomba sin detonar de la Guerra Civil, con 70 kilos de explosivo, que tuvo que ser detonada por la Armada el pasado lunes, tras alejar el proyectil a una milla de la costa y hundirlo a casi 40 metros de profundidad.