"Tomás Gimeno se llevó a sus hijas para darles muerte de forma planificada y premeditada": así lo relata el auto de la juez titular del Juzgado de primera instancia e instrucción nº3 de Güímar al que ha accedido laSexta.

El texto deja claro que el padre de Anna y Olivia actuó con el fin de provocar un "inhumano" dolor a su expareja, la madre de las niñas.

Según el auto, Tomás Gimeno, tras acabar con la vida de las menores, las "envolvió en toallas y las introdujo en bolsas de basura y estas -a su vez- en bolsas de deporte".

Todo eso que la jueza califica como "actos atroces", lo sitúa en su domicilio, en la finca de Igueste de Candelaria, donde vivía el padre. Después, según el texto, metió las bolsas en su coche para dirigirse a Santa Cruz de Tenerife. Pero antes de llegar, según el auto, Tomás paró en la vivienda de sus padres donde, "a escondidas", dejó a su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves de su coche.

Ya en el mar, arrojó al agua las bolsas de deporte que, según la jueza "contenían el cuerpo sin vida de Olivia", la mayor, y, "presuntamente el de la pequeña Anna". Las dos estaban "amarradas a un ancla por medio de una cadena y un cabo".

La jueza remarca que Tomás Gimeno pretendía dejar a Beatriz, la madre de las pequeñas, "en la incertidumbre sobre el destino de sus hijas al ocultar sus cuerpos y lanzarlos en lugares lejos de la costa y profundos", donde nunca, pensaba él, serían encontrados"

La premeditación de los actos del padre la acreditan varios hechos que cita el auto: por un lado, los mensajes que envió a Beatriz diciéndole que no volvería a ver a sus hijas. Por otro lado, el estuche que entregó a su actual pareja con un fajo de dinero con 6.200 euros y una carta despidiéndose de ella.

Por todo ello, la jueza ha decretado una orden internacional de detención para Tomás Gimeno, por la presunta comisión de dos delitos de homicidio y otro contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

En el auto también se hace un resumen detallado de lo ocurrido el día de la desaparición de Anna y Olivia, el pasado 27 de abril que se recoge a continuación:

  • 17:00 horas: Tomás Gimeno recoge Anna de casa de su madre
  • 17:15 horas: Tomás Gimeno recoge a Olivia de una escuela donde acudía dos días por semana. Después, Tomás entrega a su pareja un estuche y le pide que no lo abra hasta las 23:00 horas, fijando esa hora para que le llame. Sin embargo, la mujer lo abre y encuentra un fajo de billetes con 6.200 euros y una carta de despedida.
  • 17:30 horas: Tomás Gimeno deja a Anna en casa de sus padres y lleva a Olivia al club de tenis.
  • 17:45 horas: Tomás Gimeno va al puerto y prueba el motor del barco. Sale de allí a las 17:56 horas.
  • 18:00 horas: Tomás Gimeno recoge a Olivia en el club de tenis y va a casa de sus padres.
  • 19:26 horas: Tomás Gimeno sale de casa de sus padres con Anna y Olivia.
  • 19:47 horas: Tomás Gimeno llega a su casa. Allí mata a sus hijas. Antes manda un mensaje a Beatriz con un audio con la voz de Olivia. Los cuerpos los envuelve en toallas, los mete en bolsas de basura y estas en bolsas de deporte.
  • 21:05 horas: Tomás Gimeno va a casa de sus padres con los cadáveres de las niñas y sin que ellos se enteren deja a su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y las llaves de un Alfa Romeo de su propiedad.
  • 21:10 horas: Beatriz llama a Tomás Gimeno –ha ido a su casa– y este le dice que iban a comer algo y que luego dejaría a las niñas.
  • 21:27 horas: Tomás Gimeno llega al puerto. Hace tres viajes hasta su barco, Esquilón.
  • 21:40 horas: Tomás Gimeno zarpa.
  • 21:50 horas: Beatriz llama a Tomás Gimeno y este le dice que está fuera de la isla.
  • 21:29 horas: Beatriz llama a Tomás Gimeno y este le dice que no iba a ver más a las niñas, que iban a empezar una nueva vida.
  • 22:30 y 22:40 horas: Beatriz llama a Tomás Gimeno desde el puesto de la Guardia Civil. En una de las llamadas le habla un agente y él dice lo mismo.
  • 22:30 horas: Tomás Gimeno arroja a las niñas al agua. Amarra las bolsas a un ancla con una cadena y un cabo.
  • 22:30 horas: Tomás Gimeno llama a Beatriz y le dice que no iba a permitir que sus hijas crezcan sin él.
  • 22:44 horas: Tomás Gimeno se queda sin batería en el teléfono y regresa a puerto.
  • 23:15 horas: Tomás Gimeno se cruza en la bocana del puerto con una lancha de la Guardia Civil, que lo sanciona por saltarse el toque de queda.
  • 23:25 horas: Tomás Gimeno va a la oficina del vigilante del puerto y le pregunta si tiene cargador de móvil. No tiene.
  • 23:45 horas: Tomás va a una gasolinera y compra un cargador del móvil, una cajetilla de tabaco y una botella de agua.
  • 23:58 horas: Tomás Gimeno regresa al puerto y se va a la oficina del vigilante a cargar el móvil.
  • 0:13 horas: Tomás Gimeno, tras pasar estos minutos en el barco, vuelve a la oficina y coge el teléfono.
  • 0:27 horas: Tomás Gimeno zarpa.
  • 0:41 horas: el teléfono de Tomás Gimeno se enciende.
  • 1:28 horas: Tomás Gimeno habla con su novia y esta le plantea que las niñas necesitarían a su madre y él le dice que con el tiempo estarían bien.
  • 1:30 horas: Tomás Gimeno habla con Beatriz y le dice que se irá lejos.
  • 2:11 horas: Tomás Gimeno habla con su novia y se despide de ella. Esa madrugada manda mensajes a dos amigos (a los que deja pertenencias) y a su padre.
  • 2:27 horas: último mensaje de Tomás.