Saludos nazis, lemas como "Fuerza y honor" o "contra nosotros quien pueda" y gritos de "menas hijos de puta". Así se ha movilizado este miércoles una multitud de personas en el barrio de San Blas-Canillejas, en Madrid. Una convocatoria organizada por el grupo neonazi Bastión Frontal, entre otros.

Según varios medios, la movilización tenía el objetivo de protestar contra el aumento de la violencia y el vandalismo, que dicen, hay en el barrio por parte de migrantes menores extranjeros no acompañados que viven en la zona. Pero la propia convocatoria distribuida en las redes sociales rezaba "contra los menas", y no "contra el vandalismo", criminalizando a un colectivo especialmente vulnerable.

Las consignas y cánticos pronunciados durante la manifestación tampoco dejan lugar a dudas, y frases como "San Blas será la tumba de los menas" o "Alá no existe, son los padres" indican que se trataba de una protesta con un claro fondo racista. Pero la protesta no quedó solo en eso.

En el recorrido que hicieron los manifestantes se pararon frente a un edificio en el que viven varios menores migrantes no acompañados en pisos tutelados por la Comunidad de Madrid. Con ellos trabaja la Fundación Diagrama. Los manifestantes se congregaron a las puertas de la casa de estos menores para acosarles e insultarles, como recogen diferentes vídeos compartidos en las redes sociales.

 

El detonante de la movilización habría sido una brutal pelea entre cuatro jóvenes de origen marroquí y dos chicos, miembros de un grupo de extrema derecha. La Policía Nacional ha detenido a los cuatro jóvenes marroquíes (uno menor, de 17 años, y el resto mayores de edad) que agredieron, utilizando palos con clavos y piedras, a los otros dos jóvenes.

Ismail El Majdoubi, del colectivo Ex-Menas Madrid encargado de ayudar y acompañar a los menores, explica a laSexta que ninguno de los migrantes que intervinieron en dicha pelea está entre los menores que viven en el piso donde ayer se produjo el hostigamiento y el acoso racista. Además, recuerda que las agresiones que sufre el colectivo "no son cosa de un día", sino que llevan tiempo sucediendo.

"Estos grupos (ultras) organizan 'cazas' en buscar menas", ha contado. En este punto, Majdoubi recuerda unas declaraciones que hizo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, vinculando la crisis el coronavirus a los menores no acompañados y problemas de 'okupación'. "Las manifestaciones racistas están respaldadas por un discurso que la propia presidenta regional alimenta y provoca. La obligación del Gobierno es protegerlos, no abandonarlos", ha subrayado.

También organizaciones como SOS Racismo o San Blas Canillejas en Lucha han denunciado lo ocurrido en redes sociales, que apuntan a que el acoso xenófobo y racista se dirige a menores en situación de desamparo. También la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado, que ha anunciado que interpondrá una denuncia ante la Fiscalía por lo que consideran un "evidente delito de odio".

 

Vox respalda las protestas contra los 'menas'

Y frente a las asociaciones de la zona y organismos antirracistas que condenan lo ocurrido, políticos de Vox señalan directamente a los "menas" como culpables de las agresiones que se dan en el barrio. Así, Iván Espinosa de los Monteros, portavoz del partido de extrema derecha en el Congreso, ha escrito en sus redes sociales: "Los progres de todos los partidos ya lo están consiguiendo: mientras los Menas, 'nuestros niños', como dijo Teresa Rodríguez, asolan los barrios sin que nadie ofrezca protección, los vecinos se organizan para defenderse. Normal".

Del mismo modo ha justificado la manifestación racista Rocío Monasterio, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid. "Hoy en San Blas, la gente concentrada y harta de las continuas agresiones de los menas. ¿Va a hacer algo el gobierno de la Comunidad de Madrid? ¿van a seguir nuestros políticos progres escondiendo la realidad?", cuestionaba en sus redes sociales.

Ante este discurso, desde Ex-Menas Madrid recalcan que "la integración de los menores extranjeros no acompañados tiene que ser en el marco de la buena convivencia, y lo impiden con el acoso y el rechazo. Solo por ser 'mena' ya eres objeto de acusaciones".