La familia de Alexander, el joven en coma tras recibir una brutal paliza en Amorebieta, Vizcaya, es optimista. Con todo, las noticias que llegan desde el hospital no terminan de ser positivas: el joven sigue grave en coma, pero los padres dicen que la traqueotomía practicada el miércoles está funcionando.

"Estamos todos muy mal", ha dicho a los medios Eugenio, el padre del chaval. El hombre ha explicado que el joven de 23 años sigue en "coma profundo" pero que los médicos están trabajando por salvar la vida de su hijo. La familia también ha aprovechado para agradecer a los médicos, la policía y los medios el apoyo que están recibiendo.

Ya son 14 los detenidos

La Ertzaintza arrestó este miércoles a un varón de 19 años por su presunta relación con la brutal paliza, con lo que se eleva a trece el número de detenidos por esta agresión. El juzgado de Durango que investiga el caso también ha ordenado el ingreso en prisión de otro joven de 18 años arrestado el martes en Bilbao, con lo que ya son cinco los detenidos a los que el juez ha enviado a la cárcel.

El otro arrestado el martes, un joven de 16 años detenido en Barakaldo, ha pasado este miércoles a disposición de la Fiscalía de Menores. La Ertzaintza mantiene abierta la investigación sobre la agresión que un grupo de personas propinó el pasado 25 de julio a un joven que continúa en coma en el hospital de Cruces.

De momento se han realizado 14 detenciones, siete de ellas de menores de edad, que, según la investigación, podrían conformar una banda juvenil violenta autodenominada Los hermanos Koala, que lleva años actuando en Bizkaia.