MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

Alerta de los nutricionistas: los españoles van a engordar entre tres y cinco kilos estas navidades

Una comida de Navidad puede aportarnos entre 2.000 y 2.500 kilocalorías, esto equivale a dos días de dieta normal. Lo ideal es que no sobrepase el 30% de la ingesta calórica diaria.

EP | Madrid | 15/12/2018

Imagen de archivo de un banquete de comida
Imagen de archivo de un banquete de comida | Agencias

Expertos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, IMEO, han alertado de que, debido a los 17 días no laborales de estas navidades y a las múltiples celebraciones que se llevan a cabo estos días, los españoles van a engordar una media de entre tres y cinco kilos.

Una sola comida de Navidad nos podría aportar entre 2.000 y 2.500 kilocalorías, el equivalente a dos días de dieta normal, cuando lo ideal es que no sobrepase el 30% de la ingesta calórica diaria, es decir entre 450 y 750 kilocalorías en función del sexo, el peso, la edad y actividad física de la persona.

Por esta razón, los expertos han aconsejado hacer caso al refrán 'más vale prevenir que curar' y planificar minuciosamente los menús de los días señalados, optando por platos menos calóricos, ligeros y digeribles, calculando las cantidades según el número de comensales, para evitar así tirar de las sobras en los días posteriores.

Así, y para evitar que la típica frase de 'cuidaré mi alimentación', secundada por 'me apuntaré al gimnasio', quede en un mero propósito de año nuevo, los especialistas han avisado de que conviene tomar medidas oportunas "¡desde ya!".

El primer paso es hacer la compra de manera adecuada, ceñirse al menú predeterminado y al número de comensales para, así, evitar comer de más esos días, al igual que los posteriores para no incurrir en aquello de "antes reventar que tirar.

A la hora de diseñar el menú, los nutricionistas del IMEO han aconsejado sustituir las comidas ricas en grasas y azúcares por otras, a base de verduras y hortalizas, siendo preferible su consumo en crudo para favorecer la asimilación de vitaminas, así como restringir alimentos que aportan calorías vacías.

Alimentos como refrescos, dulces, 'snacks', golosinas y alcohol, ya que favorecerán la aparición de reflujo gastroesofágico, distensión abdominal, gases, digestiones pesadas, malestar general, aumento de los niveles de glucosa en sangre, triglicéridos y colesterol.

En el día de la celebración hay que sentarse en la mesa sin hambre y, por ello, en lugar de ayunar o 'aguantar hasta la comida', los expertos han aconsejado hacer muchas tomas pequeñas y ligeras a lo largo del día.

Asimismo, comer despacio, saborear cada plato y disfrutar no sólo de la comida, sino también de lo que la rodea, son otros de los consejos aportados. Una vez concluida la comida, hay que retirar todas las sobras de la mesa, incluida la bandeja de dulces típicos, pero calóricos e indigestos.

De esta forma, se evitará seguir picoteando. "Para poner fin de la celebración, podremos proponer a nuestros invitados actividades que ayudan a hacer mejor la digestión: paseo, baile o juegos que implican movimiento, como concurso de mímica, por ejemplo", han señalado.

Seguro que te interesa

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.