Tras la polémica surgida por el asesinato a tiros de Sota, otro perro ha muerto en Barcelona al ser abatido por un agente de la Guardia Urbana.

El can, presuntamente, había mordido a un viandante y al propio agente que ejecutó los disparos. Así lo narra la Guardia Urbana en un comunicado que ha remitido a través de Twitter.

 

Según el cuerpo policial, una persona les alertó después de que varios perros mordieran a un hombre en los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer. Al llegar al lugar de los hechos, los agentes observaron seis perros grandes sin atar, que incluso llegaron a atacarles.

"Tres perros han rodeado a uno de los agentes, uno lo ha mordido por la espalda a la altura de la pierna. Ha corrido hasta el estanque, los perros lo han perseguido" y, tras "el fracaso" de defenderse con la porra "ha utilizado el arma de fuego".

El dueño de los canes ha sido denunciado por la Guardia Urbana por "un delito de lesiones y negligencia grave" y el resto de perros han sido trasladados a un refugio.