La Policía de Charlotte, en Carolina del Norte, detuvo a finales del mes de mayo a una mujer de 31 años por el asesinato de su hija de cuatro años, que llevaba desaparecida varios meses.

La niña, identificada por la Policía como Migellic Young, nacida en 2016, "no había sido vista en varios meses", de acuerdo con el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg, que comenzó una investigación por homicidio, en la que finalmente los agentes hallaron restos humanos, presuntamente pertenecientes a la pequeña, el pasado 21 de mayo.

Los investigadores tomaron declaración a su madre, Malikah Bennett, a la que finalmente arrestaron, acusada de los delitos de asesinato en primer grado, ocultamiento de una muerte, maltrato infantil y lesiones.

Sin embargo, medios estadounidenses han revelado detalles de las órdenes de registro que recogen la declaración de una hermana de la víctima, de 13 años, a los investigadores, a quienes relató que la pequeña fue castigada en agosto de 2020 a quedarse de pie en la lavandería, sin poder sentarse o irse, durante tres días, según recoge la cadena 'WSOC'.

De acuerdo con el citado medio, la niña acabó tan débil que finalmente se cayó por la puerta trasera, golpeándose en la cabeza. Según el testimonio de su hermana, murió ese mismo día.

Posteriormente, siempre según la orden de registro, citada por 'WS0C' y 'WBTV', la progenitora metió el cuerpo en sendas bolsas y lo ocultó en el maletero de su coche durante varios días, para posteriormente enterrarla.

La Policía también ha acusado a Tammy Moffett por su implicación en el crimen. Según los citados medios, se trata de la abuela de la víctima.