La actriz británica Josephine Gillan, que interpretó a Marei, una de las prostitutas de Desembarco del Rey en 'Juego de Tronos', ha denunciado lo que califica como el "secuestro" de su hija de casi ocho meses, a la que los Servicios Sociales de Israel se llevaron cuando estaba al cuidado de una amiga.

Según ha explicado en el crowdfunding que ha abierto para financiar los costes legales de recuperar a su hija, la intérprete, de ascendencia judía, se mudó a Israel para dar a luz. Cuando la niña tenía cinco meses, los Servicios Sociales del país decidieron que la bebé se quedase con una amiga de Gillan mientras esta acudía a terapia por una depresión postparto.

Sin embargo, recientemente se presentaron en casa de esta amiga y se llevaron a la pequeña, llamada Gloria. "¡Los servicios sociales llegaron a las 00:30 de la noche! Con la Policía y secuestraron a mi hija y se la llevaron a otra familia", escribió Gillan, que asegura que no le permiten ver a la niña o mantener contacto alguno con ella. "No tengo ni idea de donde está", lamentó.

La actriz de 'Juego de Tronos' califica de "escandaloso" que las autoridades se llevaran a su hija en plena noche. "Mi amiga suplicó, pero fue amenazada con que iría a la cárcel si no entregaba a mi bebé", explicó Gillan en un tuit, en el que compartió el vídeo del momento en que los Servicios Sociales se llevaban a Gloria.

 

"Secuestraron a mi hija", afirma la actriz en otra publicación en la misma red social, en la que ha pedido ayuda para financiar, a través de GoFundMe, la ayuda legal para recuperar a su bebé.