Salen de la zona, brazos arriba y con una manguera desinfectan los trajes. Son los últimos pasos de los bomberos después de activar el protocolo de emergencias químicas en Molins de Rei, en Barcelona.

Al agua, esta vez, le han acompañado las máscaras de gas, después de que se declarara un incendio en una planta potabilizadora. "Se estaban quemando dos palés y se ha gasificado un poco de cloro para las piscinas", explica el jefe de guardia de Bomberos de la Generalitat.

Han pedido a los vecinos que no saliesen a la calle para evitar riesgos

El fuego se extendía en una nave en la que se guardaba cloro. Para evitar riesgos han pedido a los vecinos que no salieran a la calle, o que se alejaran de la zona. Un hotel y un gimnasio cercanos han sido bloqueados con gente en el interior por razones de seguridad.

 

Respirar este agente químico puede afectar al sistema respiratorio y provocar tos, dolor de pecho, o irritación en piel y pulmones. En el lugar han trabajado ocho dotaciones de bomberos, Mossos d'Esquadra, emergencias médicas y policía local.

Tres horas después ha terminado el incidente, con el fuego extinguido, la alerta desactivada y ningún herido. De momento se desconocen las causas del incendio.