Un juzgado de Santiago ha acordado la apertura de juicio oral por el accidente del tren Alvia que descarriló en julio de 2013 en Angrois, en el que murieron 80 personas.

El maquinista del tren y el exdirector de Seguridad en la Circulación de Adif se sentarán en el banquillo, acusados de 80 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, de 145 delitos de lesiones por imprudencia grave profesional y de un delito de daños.

La Fiscalía pide para cada uno de ellos cuatro años de prisión. Además, solicita que el maquinista sea inhabilitado para su profesión durante el tiempo de la condena.

Para el otro acusado, el Ministerio Fiscal pide la inhabilitación, durante el mismo periodo, para el ejercicio de cualquier profesión que implique gestión, seguridad o responsabilidad en infraestructuras ferroviarias. Ambos serán enjuiciados por el Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago.

Asimismo, el juez ha requerido a los investigados y, en su caso, a las aseguradoras, como responsables civiles directas, o a Renfe Operadora y Adif, como subsidiarias, para que presten una fianza de 57.686.635 euros con el objetivo de asegurar las responsabilidades pecuniarias que se les pudieran imponer en la sentencia. De no prestarla, se les embargarán los bienes necesarios para asegurar esa suma.

Tras la notificación del auto este miércoles, los acusados y los responsables civiles tienen un plazo de tres días para comparecer en la causa con un abogado y procurador o, en su caso, ratificar los ya designados.