La investigación del caso de la brutal violación a una menor en Igualada el pasado mes de octubre ha experimentado un gran avance con la detención de un sospechoso y el hallazgo de muestras de ADN de la víctima en su ropa. Pero este progreso está suponiendo un retroceso en la recuperación psicológica de la joven, tal y como ha explicado su abogado, Jorge Albertini.

Ahora la joven tendrá que hacer frente a un largo procedimiento, recordar lo sucedido aquella noche y a su violador, y eso, ha explicado Albertini, no ayuda a que pueda seguir avanzando hacia volver a tener una vida normal. "Estos últimos días, si bien es cierto que hemos dado un paso importante en el procedimiento, hemos retrocedido muchos pasos en el tratamiento de la menor. El hecho de remover todos esos episodios, de recordar, de verse expuesta, lógicamente eso no suma al tratamiento", ha contado el abogado a laSexta.

Es por ello que el tratamiento psicológico que la menor ha estado recibiendo deberá de prorrogarse y ampliarse con el objetivo de que mejore: "Ella está muy mal, ha recaído psicológicamente. El tema es tener paciencia, y que pueda realmente, bajo un tratamiento correcto, intentar llevar una vida normal".

Las secuelas psicológicas que la menor sufre por este episodio traumático no son las únicas que le ha dejad esta brutal violación. La joven ha tenido que pasar por quirófano en múltiples ocasiones y ha pasado meses ingresada en el hospital. Fue el pasado mes de marzo cuando cuando tuvo que someterse a su última operación al sufrir un empeoramiento. Le practicaron entonces una ielostomía, "que es básicamente unir el intestino delgado con una parte del abdomen", en palabras de su abogado, Jorge Albertini.