Las empresas españolas siguen suspendiendo en igualdad. Según el informe 'Presencia de las mujeres en la empresa española', elaborado por Informa, sólo el 25% de las empresas españolas cumple con las recomendaciones de la Ley de Igualdad teniendo en sus consejos más de un 40% de mujeres.

Además, el 64% de las empresas españolas no cuenta con ninguna mujer en sus puestos directivos, frente al 9% de compañías que no cuentan con la presencia de hombres en estos cargos, según el mismo informe.

La dificultad de alcanzar puestos de responsabilidad, las trabas a la conciliación o la brecha salarial son algunas de las discriminaciones que sufren las mujeres en el ámbito laboral.

No obstante, algunas empresas empiezan a valorar más las demandas de sus trabajadores y trabajadoras: "Nos encontramos con que ahora conviven cinco generaciones en las organizaciones y tienen que ver satisfechas todas sus necesidades, por diferentes que sean", cuentan Sonia De Mier, de Great Place to Work, una consultora que elabora anualmente un ranking con los mejores lugares para trabajar.

Preguntar a los empleados para mejorar

Para ello, a los empleados les preguntan si sienten que cuentan con ellos en los procesos de toma de decisiones, sobre la igualdad de oportunidades, la conciliación y el nivel de orgullo que sienten sobre su trabajo o su equipo. Después, se interroga a los puestos directivos sobre las culturas y prácticas de empresa. Desde la consultora notan que cada vez "se cuenta más con el empleado", explica De Mier.

Así, las empresas buscan mejorar con prácticas positivas para la salud, fomentando por ejemplo que los trabajadores se desplacen en bicicleta o facilitando salas de meditación, y otras prácticas como dar el día libre cuando es el cumpleaños.

En este sentido, algunas empresas centran sus esfuerzos en poner en práctica políticas de conciliación con nuevos modelos como el teletrabajo, o la selección de empleados con currículum ciego. Este método, nos cuentan, "está generalizándose en los sectores tecnológicos donde por lo general hay mucha más presencia de hombres".

Entre las iniciativas que la organización ha conocido para fomentar la igualdad está la de Reale, una empresa que lanzó vídeos testimoniales de compañeras que explicaban que estaban subrepresentadas en sus puestos, o la de otra organización que elaboró un manual de lenguaje inclusivo.

Horarios flexibles y actividades en los 'días sin cole'

Ecoembes, empresa que gestiona el reciclaje de residuos urbanos en España, forma parte de este ranking, situándose este año en tercera posición en la categoría de 50 a 500 empleados. Además, está catalogada como empresa "proactiva con la conciliación" y "familiarmente responsable": "Hay que estar concienciado con el medioambiente, pero también con la igualdad de oportunidades", argumenta Teresa Gallastegui, directora de personas y de organización de la empresa.

Para cuidar las políticas de conciliación e igualdad dentro de la empresa cuentan con un total de 86 medidas que controlan en base a 46 indicadores (como brecha salarial, parentalidad positiva, género, diversidad, igualdad, clima laboral)

Por ejemplo, ofrecen dos semanas más de baja de paternidad de las establecidas por la ley, "para que no se de una discriminación hacia la mujer en cuanto a la responsabilidad de cuidados", explica Teresa. En sus procesos de selección, "se tiene que cumplir que haya candidatos de ambos sexos, para favorecer la equidad".

Mujeres trabajando | Getty Images

Dentro de la organización, el 67% de la plantilla son mujeres, y en el comité de dirección, las mujeres también son mayoría: un 70%, de las cuales el 85% ha promocionado dentro de la empresa, "prueba de que no hay obstáculos internos para promocionar", apunta la experta.

El horario flexible de entrada y de salida, los "días sin cole" en los que organizan actividades con los hijos "para no obligar a los padres y madres a cogerse ese día libre", o el impartir talleres contra la violencia de género para trabajadores y trabajadoras son otras de las apuestas de Ecoembes.

Para que estas medidas sean efectivas y reales, además, dan cursillos a los jefes y jefas, para concienciar y sensibilizar, "y que no supongan un freno a la hora de implantar las medidas, sino que incentiven a que, por ejemplo, los padres no se cohíban a la hora de pedir los permisos de paternidad".