Casi un mes después del fallecimiento de Álex Lequio, ha muerto su perra, Luna. Así lo ha contado Ana Obregón con una emotiva publicación en su cuenta de Instagram.

"Éramos una familia llena de amor. Siempre juntos los tres. Lunita te esperó varios meses a que volvieras a casa, pero nunca lo hiciste. Sé que se ha ido de pena, para poder estar contigo", ha escrito la actriz.

Además, en la misma publicación Ana Obregón ha destacado que les "echa infinitamente de menos" y pide "volver a ser la familia" que eran "para siempre". "Aquí abajo me siento huérfana de hijo y de mi mejor amiga", añade.

El hijo de Alessandro Lequio y Ana Obregón falleció a los 27 años el pasado 13 de mayo en una clínica de Barcelona a causa de un cáncer que sufría desde 2018.

La lucha de Lequio comenzó a finales de marzo de 2018, cuando fue diagnosticado e ingresado en un centro médico de Nueva York especializado en tratamientos contra el cáncer, donde permaneció ingresado seis meses. En un principio optaron por el secretismo, pero tras varios meses guardando silencio, Ana Obregón se pronunció sobre la dura enfermedad de su hijo.

El joven siguió al frente de la empresa de márketing digital que había creado, a pesar del tratamiento. "Yo no voy a cambiar de camino, voy a seguir mi camino, pero voy a tener que esforzarme un poco más o andar con un poco más de esfuerzo para poder seguir a la misma velocidad", comentó a la revista que ha seguido sus pasos desde que era niño.

Desde entonces, había sufrido varias recaídas, la primera el pasado mes de septiembre y la segunda en el mes de febrero, por la que tuvo que ser ingresado en la clínica Ruber. Finalmente, Ana Obregón y Alessandro Lequio se trasladaron a Barcelona para someterse a otro tratamiento, donde falleció en el mes de mayo.