El papa Francisco protagonizó una polémica y comentada escena en su visita al Santuario de Loreto. En el momento de los saludos institucionales, se puede ver cómo retira la mano a los feligreses para evitar que le besen el anillo.

El experto en información vaticana Edward Pentin explicó en Twitter que este gesto "es algo que ha hecho con bastante regularidad durante su pontificado, aunque no tan insistentemente como hoy".

 

La razón es que el pontífice rechaza el gesto de pleitesía que supone el besar el anillo o arrodillarse delante de él. De hecho, ya ha habido otras ocasiones en las que se le ha podido ver retirando su mano cuando le han intentado besar la mano.

Sin embargo, el hecho de que antes del vídeo que se ha viralizado sí aceptara que algunos fieles le besaran la mano también ha extendido la idea de que el papa tomara esta decisión para agilizar los saludos. Por el momento, el Vaticano no ha dado ninguna explicación oficial.

El anillo papal recibe el nombre de 'anillo del pescador' y la tradición dice que sólo puede llevarlo el sucesor del San Pedro, que era pescador. El papa Francisco es el primero que no lleva este anillo completamente de oro. En su caso, es de plata dorada.

El papa, en 'Salvados'

La anécdota tiene lugar a tan solo unos días de la emisión de la esperada entrevista de Jordi Évole al pontífice, en el programa de Salvados de este domingo, 31 de marzo.

El propio Évole ha confesado que le resulta "difícil" esta entrevista, ya que su madre es una gran seguidora del papa, por lo que teme "que le salga mal y que se enfade":

Además, el director de Salvados ha adelantado algunos detalles de su conversación con Francisco, en la que trataron temas como la homosexualidad, el aborto, el papel de la mujer en la Iglesia, los abusos sexuales cometidos en la institución y los refugiados.

Évole también desveló en Más Vale Tarde el único tema que el papa no quiso tocar durante su entrevista en el Vaticano: la exhumación del dictador Francisco Franco.