En enero de 2019, Selena Gómez salió de una clínica psiquiátrica para tratar sus problemas de depresión y ansiedad, además de su adicción a las redes sociales. A pesar de volver recuperada de dicha adicción, ahora se ha tenido que enfrentar a los machistas comentarios sobre su aspecto físico.

El último linchamiento hacia la artista de 27 años se ha producido por sus fotos durante un viaje a Roma y en la boda de su prima. Las imágenes desataron las críticas de aquellos que no entienden lo que significa la palabra respeto, pero que sí saben muy bien lo que es la cobardía al hacer daño a otra persona a través de un perfil de redes sociales.

 

 

 

Instagram y Twitter son las plataformas en las que los 'haters' de la artista declararon que había cogido 'unos kilos de más'. Otros no reparaban en maldad: criticaban sin censura el cuerpo de Gómez.

"Horror" o "¡Qué gordita está!" son algunos de los comentarios ofensivos que los usuarios publicaron en las redes sociales contra la actriz. No obstante, muchos de los seguidores de Selena Gomez y personas que vieron los comentarios salieron en su defensa y criticaron a estos usuarios.

Otros ataques en las redes hacia Selena Gómez

Desgraciadamente, no es la primera vez que Selena Gómez recibe críticas por su aspecto en 2019. Desde su primera aparición justo al volver de rehabilitación, muchos aseguraron el cambio físico que la artista había "sufrido para mal", cuando otros recuerdan que lo más importante es que está recuperada.

Su asistencia a Cannes 2019 era de las más esperadas después de estar bastante tiempo sin hacer una aparición ante los medios. La actriz acudió por la presentación de su nueva película 'Los muertos no mueren'. Sin embargo, su visita al festival francés terminó con otro linchamiento. "¿Por qué está tan hinchada?" o "Se le ve muy gorda, parece un bulldog" son algunos de los muchos comentarios ofensivos y sin fundamento dirigidos a la artista en una aparición que, seguramente, sería de gran importancia para ella tanto por razones profesionales como personales.

Aunque en sucesivas ocasiones reciba ataques por su físico, Selena Gómez lo tiene claro en cuanto a las redes sociales. "Antes usaba muchísimo Instagram, pero se ha convertido en algo realmente perjudicial para la gente joven y para mí también. Dedicar tanto tiempo a mirar los comentarios y dejar que te influyan es poco saludable", explicó la artista en un programa de televisión.

Un pensamiento que lleva sin excepciones hasta el punto de no tener la aplicación de Instagram instalada en su teléfono móvil. En caso de querer compartir una publicación, confiesa que coge el móvil de otra persona.