El auge del teletrabajo con la pandemia ha supuesto que el mundo descubra que muchos trabajos pueden hacerse con un ordenador portátil bajo el brazo y una conexión a internet en cualquier lugar del mundo.

Aprovechándose de ello, dos ciudades italianas del centro del país han puesto todas las cartas encima de la mesa: ofrecen pagar hasta el 50% del alquiler a todos aquellos que decidan mudarse a sus pintorescas localidades a teletrabajar a largo plazo.

Santa Fiora, en la Toscana, y Rieti, en el Lacio, proponen esto a quienes tengan un "trabajo activo" y que puedan llevarlo a cabo desde cualquier lugar del mundo.

En el caso de la primera, se trata de una villa medieval en el corazón de la Toscana y con una población de apenas 2.500 habitantes. El Ayuntamiento ha puesto en marcha una página web para ayudar a los futuros pobladores a encontrar su casa ideal: desde una casa de piedra en el centro histórico a un chalet en los alrededores. También incluye una serie de contactos de servicios útiles: fontaneros, médicos, electricistas...

La oferta del Ayuntamiento es que pagarán 200 euros o el 50% del alquiler para estancias largas de entre dos a seis meses, o más. El alquiler en la zona oscila entre los 300 y los 500 euros, por lo que es una propuesta jugosa.

Su alcalde, Federico Balocchi, ha explicado a la CNN que su objetivo es "incentivar a la gente a que se mude aquí y teletrabaje. Queremos que Santa Fiora sea su oficina flexible. Cada vez que un joven se marcha a buscar trabajo a cualquier sitio una parte de nuestro pueblo se va con él".

Además, en el caso de que lleguen ciudadanos con ganas de invertir en el sector turístico, la alcaldía está dispuesta a financiar con 30.000 euros la apertura de hostales o al reconversión de edificios antiguos en hoteles. También dan un 'cheque bebé' de 1.500 euros por cada recién nacido en la localidad.

Si lo que se busca es la cercanía con la capital, Rieti tiene una oferta similar para aquellos que se queden al menos tres meses. Su tamaño es mucho mayor, 50.000 habitantes censados, pero su población lleva años estancada.

"Los jóvenes siguen mudándose a Roma en busca de trabajo, así que buscamos atraer al teletrabajador para revitalizar nuestra ciudad", ha explicado el vicealcalde Daniele Sinibaldi al mismo canal.

La oferta es similar a la anterior y los alquileres en la zona oscilan entre los 250 y los 500 euros. Pero por 600 euros se puede alquilar una pequeña villa en los alrededores.

Vistos estos ejemplos, ahora la duda es si surgirá algo similar en España.