Cierre perimetral en todas las comunidades autónomas, toque de quedade las 22:00 horas a las 6:00 horas y límite de cuatro personas para las reuniones sociales. Esta es la base del documento que la Comisión de Salud Pública ha preparado junto con responsables de las comunidades autónomas de cara a la Semana Santa. Un texto que se espera ratificar el próximo miércoles, 10 de marzo, en el Consejo Interterritorial de Salud, aunque ya cuenta con la oposición de la Comunidad de Madrid.

Fuentes del gobierno de la Comunidad de Madrid han confirmado a laSexta su voto en contra de la propuesta de Sanidad. "No estamos de acuerdo ni en el cierre perimetral, ni en bajar de 23:00 a 22:00 horas el toque de queda, ni en reducir las terrazas de seis a cuatro personas por mesa, es un retroceso para las medidas actuales que tiene Madrid", ha señalado. Aunque las mismas fuentes apuntan que, "por supuesto, siempre acatamos".

Canarias también quiere evitar el cierre de las islas en vista de los buenos datos que presentan frente a otras zonas de España. Fuentes de Sanidad del Gobierno de Canarias han avanzado a laSexta que han solicitado a la Comisión de Salud Pública "la excepcionalidad de ese cierre alegando los datos de incidencia de las islas y el sistema de vigilancia de entrada a turistas", que necesitan contar con una prueba de coronavirus negativa. Así, esperan que en la reunión del próximo miércoles se les conceda esta petición.

Por su parte, el Gobierno Balear se ha mostrado de acuerdo en la necesidad de perimetrar las comunidades autónomas peninsulares, pero piden que se evalúe más la necesidad de perimetrar archipiélagos donde "ya se llevan a cabo estrictos controles en las llegadas".

Las restricciones planteadas

El documento que planteará el Gobierno determina el cierre de todas las autonomías desde el 26 de marzo hasta el 9 de abril.

También insiste en un toque de queda unificado en todo el territorio, de 22:00 horas a 6:00 horas. De esta manera, las comunidades que tengan un toque de queda más amplio, de aprobarse el documento, tendrían que reducirlo nuevamente.

Además, se opta por limitar las reuniones sociales tanto en espacios privados como públicos con un máximo de cuatro personas.

También quedarían prohibidos los eventos masivos, como las procesiones de Semana Santa, y las celebraciones que se hagan en espacios privados, como una misa, tendrán que cumplir con los aforos marcados por las comunidades.

Sanidad quiere que estas normas sean de obligado cumplimiento para evitar que cada territorio tenga sus propias restricciones.

Lo cierto es que, aunque la mayoría de las comunidades se inclina a favor de no permitir la movilidad, con el resto de medidas que se plantean hay algo más de discrepancia. Por ejemplo, la Xunta de Galicia prefiere que el límite de las reuniones esté en seis personas, y cree que el toque de queda debería de estudiarse en la Interterritorial. Además, ha anunciado que elevará una queja formal al Ministerio por difundir un documento sin cerrar de Semana Santa.

Por su parte, Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, ha afirmado que "todas las medidas que sean para preservar la salud de los andaluces y los españoles me parecen bien". Sobre el posicionamiento de Madrid también se ha pronunciado en rueda de prensa, señalando "que tienen una circunstancias que son distintas, y unos objetivos distintos, y yo lo que hago es respetar el voto de la comunidad de Madrid".

Otras recomendaciones

El documento de la Comisión de Salud también ha añadido una recomendación que, se entiende, escaparía de esta obligatoriedad que quieren implantar. Así, instan a las comunidades autónomas ha "desaconsejar expresamente la celebración de encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes". Una sugerencia con la su que se busca limitar las relaciones sociales al máximo cuando se trate de espacios cerrados.

Desaparece, sin embargo, en esta última versión de la propuesta la recomendación específica a los estudiantes universitarios de no volver a sus casas que sí se incluía en un primer borrador.

"No puede haber Semana Santa"

Previsiblemente, las medidas serán refrendadas en la próxima Interterritorial porque, como ya señaló la ministra de Sanidad en rueda de prensa, hay "mucho consenso". "La palabra que más se ha repetido ha sido la de 'prudencia'", indicó Carolina Darias tras la reunión con los responsables de salud de las autonomías.

La posición del Gobierno es rotunda: "No debería haber ni debate. Después del año de sacrificio que llevamos, nos queda un último esfuerzo. No puede haber Semana Santa . Es por nuestra sanidad y nuestra vida, pero también por la economía", ha declarado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

También Darias aclaró en rueda de prensa que "nuestro objetivo —el del Ministerio y las CCAA— sigue siendo salvar vidas, no salvar semanas". En este contexto, la responsable de Sanidad expresó su deseo de que "ojalá la próxima semana seamos capaces de dar una respuesta de país, homogénea y conjunta".