Zaplana ha atendido brevemente a los periodistas tras acudir por segundo lunes consecutivo a firmar en el juzgado de guardia de Valencia, desde su puesta en libertad provisional el 7 de febrero tras pasar ocho meses de prisión preventiva en la cárcel de Picassent, aunque desde el 18 de diciembre estaba ingresado en el Hospital la Fe para seguimiento de la leucemia que sufre.

En el caso Erial se investiga el presunto cobro de comisiones derivadas de la concesión de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) realizadas en 1997 durante la gestión de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat, y del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana, puesto en marcha en 2003. Sobre su estado de salud, Zaplana ha dicho a los periodistas que es un tema personal y no ha querido dar detalles.

"En el momento de mi excarcelación emití un comunicado, que es claro y que dice en síntesis dos cosas que reitero hasta la saciedad", ha señalado el exministro.

"La primera de ellas es que jamás jamás participé en ninguna adjudicación ilegal ni ningún acto contrario a la legalidad en el tiempo en que fui presidente", ha insitido Zaplana, quien ha añadido que una de las adjudicaciones que es objeto de análisis en las pesquisas judiciales del caso Erial se produjo cuando él ya no ocupaba la presidencia de la Generalitat.

Por otra parte, ha apuntado: "No tengo ni cuentas ni bienes fuera de España, es imposible; y lo reitero después de haber leído el levantamiento parcial del secreto del sumario".

"Estoy deseando poder declarar y aclarar todo lo que sea necesario para defender mi inocencia, cosa que haré cuando se levante el secreto del sumario, no lo puedo hacer antes", ha concluido.