"¿Por qué este Gobierno ha fomentado el despido de miles de trabajadores?". Con esta pregunta de la diputada de Vox, Macarena Olona, a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha desencadenado un nuevo rifirrafe en el Congreso de los Diputados.

Olona ha sacado a colación en la sesión de control al Ejecutivo la polémica de los caseteros de la Feria de Abril, que alegan que tienen problemas para contratar personal cumpliendo con la reforma laboral. Un extremo que ya ha desmentido la responsable de la cartera de Trabajo, al recordar que su reforma "no aborda" ni la jornada laboral ni los períodos de descanso. Pero Olona insistía: "Ellos denuncian que el nuevo marco de contratación temporal impuesto por la reforma laboral hace inviable su actividad".

Tras ello, la diputada de Vox ha tachado a Díaz "y su reforma laboral" como "la tercera catástrofe que amenaza con interrumpir la Feria de Abril", después de la Guerra Civil y la pandemia de COVID-19, que obligaron a suspender la fiesta.

"¿Quién se ha creído que es para extender un falso bulo sobre explotación laboral en las ferias andaluzas?, ¿quién se ha creído que es para insultar a Andalucía?, ministra comunista?", ha espetado Olona, interpelando con sus últimas palabras a los todos los diputados andaluces para hacer "frente común" a esta amenaza, porque dice, "la feria no es de izquierdas ni de derechas".

En su turno de réplica, la vicepresidenta ha echo estallar una sonora carcajada en la bancada del Gobierno al comenzar diciendo que "mentir es pecado". "Normalmente le digo que usted y su grupo de extrema derecha tienen un problema con la Constitución. Hoy le digo que tienen un problema con la legislación laboral que vulneran y desconocen", ha continuado Díaz, mostrándole el estatuto de los trabajadores.

Así, le ha pedido que "deje de faltar a la verdad" y ha remarcado que la reforma laboral no toca la jornada laboral. "La jornada laboral de 40 horas lleva fijada desde 1919, y el descanso entre jornadas lleva desde los años 80 en España y desde entonces no hemos tocado ni una coma".

"Tiene un problema con la legislación laboral: defienden los despidos libres y gratuitos en su programa, y votaron en contra de prohibir los despidos de las personas enfermas. El Gobierno de España va a seguir defendido la legalidad y a los trabajadores y trabajadoras de nuestro país", ha concluido la ministra de Trabajo.