La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha optado por mostrar consideración con el momento de "máxima delicadeza" que atraviesa el Partido Popular, y preguntada por la condición de Teodoro García Egea, al que los barones exigen que dimita como secretario general del PP, ha mostrado su "respeto absoluto".

Pese a los repetidos cara a cara que ambos han protagonizado en el hemiciclo del Congreso de los Diputados, Díaz ha tenido un amable gesto al dedicarle estas palabras: "No me toca a mí inmiscuirme en las decisiones que adopte el Partido Popular. Por tanto, máximo respeto. También respeto mucho al señor García Egea y que, más allá de nuestros debates acalorados en las sesiones de control y de nuestros cruces de datos, desde luego, insisto, mi respeto absoluto"

Así, ha reiterado que "le compete al PP decidir lo que hace no solo con su futuro en cuanto a partido político, sino también con las personas que han de formular preguntas a los miembros de Gobierno". Y es que García Egea se ha borrado ya de la sesión de control y no preguntará a la vicepresidenta, como estaba previsto. Será sustituido por Diego Movellán, portavoz de empleo del PP