Por primera vez en 14 años, ni la Comunidad de Madrid ni el Ayuntamiento de la capital harán una declaración institucional contra la violencia machista. El culpable: Vox, que ha impedido que salga adelante rompiendo la unanimidad necesaria, como ya hizo en Córdoba o Castellón.

Así, a tan solo días del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el 25 de noviembre, el pleno de la Asamblea arranca por primera vez desde 2005 sin declaración institucional para condenarla.

La líder de la formación de extrema derecha en la región, Rocío Monasterio, ha justificado su postura afirmando que "es sano para la política española que haya un punto de discrepancia". Reclaman, dice, "que se cuestionen determinados puntos de la ley de violencia de género".

Una decisión que no se explican en el resto de grupos. "Hay que dejar de hacer electoralismo, hay que dejar de hacer política con este tipo de cosas y hay que volver a la sensatez", ha reclamado el portavoz adjunto de Ciudadanos en la Asamblea, César Zafra.

Por su parte, desde Podemos advierten a PP y Ciudadanos en contra de dejarse llevar por el discurso de Vox. "Que la derecha no asuma la agenda de la extrema derecha", ha pedido la portavoz de la formación morada en la cámara, Isa Serra.

"El PP no es sospechoso en la defensa de los derechos de la mujer y la lucha contra la violencia de género", ha defendido el portavoz popular, Alfonso Serrano.

También en Castellón, Córdoba y Murcia

La ofensiva de Vox contra la igualdad no se limita a la Comunidad, ya que tampoco habrá condena en el Ayuntamiento por primera vez desde 2005, por la negativa de los de Santiago Abascal. Allí, el grupo que encabeza Javier Ortega Smith ya reventó un minuto de silencio en septiembre por una víctima de violencia machista.

En un manifiesto, el partido insiste en su postura. Dicen que no solo las mujeres sufren violencia y, ante la cifra de mujeres asesinadas, lejos de reconocer el problema, aseguran que demuestra que la ley no funciona.

Desde la llegada de Vox a las instituciones, no ha salido adelante ninguna declaración contra la violencia machista en ellas. El partido también las ha tumbado en el Ayuntamiento de Córdoba y en el de Castellón, mientras que en la Asamblea de Murcia impidió una iniciativa sobre los derechos del niño.