El portavoz de Vox, Jorge Buxadé, ha pedido que se investiguen las manifestaciones que considera "ilegales" contra el racismo que han tenido lugar este domingo en ciudades españolas como Madrid y Barcelona, a raíz del asesinato de George Floyd a manos de la Policía en Estados Unidos.

"Hemos visto que se extiende esta primavera progre, que igual que aquella primavera hambre trajo guerra, hambre y desesperación, nos va a llevar de un infierno demográfico a un infierno intelectual y moral", ha mantenido el diputado del partido que lidera Santiago Abascal.

Buxadé ha insistido en que estas movilizaciones no cumplieron con los requisitos autorizados. Por ejemplo, ha denunciado que en Madrid se dio autorización para celebrar una manifestación ante la embajada de Estados Unidos de un máximo de 200 personas, pero, según manifiesta el político de Vox, "al final aquello se convirtió en un auténtico paseo ilegal por las calles de Madrid".

De esta manera, Buxadé ha cuestionado que los medios de comunicación no pusiesen el foco en que no se cumplía la distancia de seguridad, algo que sí hicieron, "llevándose las manos a la cabeza" según él argumenta, durante la manifestación en coche convocada por Vox contra el Gobierno.

El PP centra sus críticas en el Gobierno: "Se quejaron por las caceroladas"

También el alcalde de Madrid, el 'popular' José Luis Martínez-Almeida, ha criticado el doble rasero de la izquierda por, tal y como denuncia el político, no haberse quejado de las manifestaciones de este fin de semana y si hacerlo presuntamente durante las caceroladas. "Llama la atención que frente a las quejas que hubo por las caceroladas no se haya salido desde la izquierda a criticar que se produzcan la manifestaciones que podrían poner en peligro la salud de las personas, es una cuestión de coherencia", ha indicado Almeida.

En la misma línea se ha pronunciado Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, que habla de "protestas descontroladas" sin que el Gobierno hubiese dicho nada.

"Lo que pido para una manifestación lo exijo para otras"

Lo cierto es que desde el Ejecutivo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, lamentó que no se guardasen las medidas de seguridad pertinentes. "Desde el más profundo respeto a toda reivindicación democrática, quiero recordar que el virus está ahí. Pido responsabilidad a quien se manifiesta", indicaba en sus redes sociales.

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió del mismo modo que se respetasen las medidas preventivas: "Lo que pido para una manifestación lo exijo para otras. Que se cumpla con la distancia social y no pongamos en riesgo la salud de todos", remarcaba el líder del PSOE.