La oposición quiere explicaciones del ministro Grande-Marlaska tras el cese "por pérdida de confianza" del coronel Pérez de los Cobos. Pide su comparecencia y condenan y tachan de antidemocrático el cese del corone; incluso apuntan a la comisión de un posible delito.

Desde el PP, su secretario general, Teorodo García Egea, ha calificado de "gravísimo" que cinco meses después de tomar posesión, el Gobierno cese a "todo aquel que le investiga" y considera que toma decisiones "arbitrarias impunemente".

Egea ha mantenido en una entrevista en los Desayunos de TVE que "el Gobierno está más cerca de Bildu que de la Guardia Civil" y ha asegurado que la "prueba evidente" de que el Ejecutivo está "muy nervioso" con las conclusiones que se puedan extraer del informe del 8-M y a sus contagios es esta destitución. Cabe recordar que el cese se produjo el mismo día que se supo que la Guardia Civil remitió un informe al Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que investiga al delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por autorizar las manifestaciones del 8M, el Día de la Mujer, cuando ya había casos de coronavirus.

"Se trata de una maniobra impropia de un sistema democrático"

La portavoz del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, ha publicado un tuit en el que pide la dimisión del ministro de Interior.

 

Mientras que por parte de Vox, la portavoz del grupo, Macarena Olona ha anunciado que han registrado dos nuevas peticiones de comparecencia en la Comisión de Interior para que den explicaciones sobre el cese la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez y el Secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez Ruiz.

Posteriormente, ha afirmado en el Congreso que quienes conocen al ministro de Interior le describen como una persona "con profundos complejos y traumas" que salen a luz cuando ejerce su cargo "con soberbia" y ha pedido su dimisión.

Ciudadanos apunta a un posible delito

También se han referido al asunto desde Ciudadanos. El portavoz adjunto del partido naranja en el Congreso, Edmundo Bal, ha apuntado que la destitución "puede dar para iniciar una investigación por posible perpetración de un delito".

Bal ha recordado en declaraciones a TV3 que "la instrucción de las causas penales está declarada como secreta" y ha señalado que la policía judicial no puede rendir cuentas ante nadie más que el juez y, por ello, ha dicho que "sería una intromisión absolutamente intolerable en la independencia del Poder Judicial" que el cese hubiera sido motivado porque Grande-Marlaska pidiera tener acceso al escrito: "No sé yo si incluso podría constituir delito. Es muy peliagudo interferir en una investigación dirigida por un juez", ha agregado.

Entre tanto, los grupos parlamentarios del Partido Popular, Ciudadanos y Vox han registrado varias peticiones en el Congreso de los Diputados para conocer los pormenores de la decisión. Los primeros han reclamado vía artículo 7 del Reglamento de la Cámara varios informes relacionados con la destitución y con la tarea llevada a cabo por Pérez de los Cobos al frente de la Comandancia madrileña, destacando en todas ellas su "gran trayectoria profesional en la lucha contra el terrorismo y como mando único encargado de dirigir el dispositivo policial en Cataluña" por el 1-O, así como la comparecencia de Grande-Marlaska.

Esta mañana, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha respaldado al ministro y ha dicho: "Habrá que respetar el criterio del ministro. Tendrá que explicar por qué ha perdido su confianza, pero es extremadamente escrupuloso y respetuoso de la justicia”.