Vox encuentra en el punto 84 del acuerdo PP-Cs el primer escollo para dar el sí a la investidura en Andalucía. Es decir, el que compromete a ambos partidos a dotar de suficiente presupuesto la ley para Prevención y Protección contra la Violencia de Género.

Una medida que los de Abascal definen así. "Son leyes que atentan contra nuestra Constitución. Vamos a luchar por sustituirlas", apunta Javier Ortega de Smith.

Por eso anuncian que no aceptarán el acuerdo y critican lo que definen como una "dictadura de género".

 

Pero su 'sí' es necesario para el cambio de Gobierno en Andalucía y por eso los populares les piden generosidad. "Más que establecer condiciones y líneas rojas, la gente pide que lleguemos a un acuerdo", ha señalado el vicesecretario del PP Javier Maroto.

Ciudadanos avisa: no cambiará ese punto porque "la igualdad no es negociable".

Adelante Andalucía exige firmeza al PP y Ciudadanos porque, según Teresa Rodríguez, las exigencias de Vox "son un clara expresión del carácter misógino, del carácter anti-mujeres del partido". Teme que sucumban a sus exigencias con tal de llegar al Gobierno.