Las armas de ETA y los GRAPO que se mostraron este jueves en un acto simbólico han terminado de ser destruidas esta madrugada mediante un proceso de fundición.

En las imágenes que acompañan a estas líneas te mostramos cómo se ha ido quemando todo el armamento hasta quedar reducido a cenizas. Se trataba de 1.377 armas completas y 19 piezas fundamentales incautadas a ETA y los GRAPO.

En concreto, eran 697 pistolas, 172 revólveres, 274 subfusiles y el resto, fusiles de asalto, rifles de precisión y escopetas de ánima lisa que ya han sido destruidas por completo.

El 90% de las armas destruidas corresponde a la banda terrorista ETA. De hecho, todas estas fueron incautadas en la desarticulación de distintos comandos, como el de Motrico (1978), Donibane (1981), Olloki (1976) o Sugoy (1996). En total, pertenecían a 11 comandos constituidos entre 1978 y 2002. Mientras que el 10% restante pertenecía a los GRAPO.

Ayer Pedro Sánchez presidió un acto simbólico en en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada de la Guardia Civil en el que una apisonadora arrolló estas piezas, incautadas en diversas operaciones policiales.

En declaraciones ante los medios, el líder del Ejecutivo manifestó que nuestro país "tiene la obligación de reparar el dolor de los familiares de las víctimas" y apuntó que el acto de ayer era un "acto de valor que contribuye a dignificar la memoria de las víctimas".