Victor Khrapunov, quien fuera durante años uno de los hombres fuertes del Gobierno de Nursultán Nazarbayev en Kazajistán, ha relatado a eldiario.es cómo el rey emérito don Juan Carlos viajó a ese país en octubre 2002 para irse de cacería con presidente por los montes de la región de Almaty.

Él, como alcalde de esa región, tuvo la obligación de recibir con honores al monarca español, aunque con un perfil bajo ya que no se trataba de un viaje oficial. Y es que Juan Carlos I y Nazarbayev mantenían una amistad desde la primera visita oficial del presidente kazajo a España en 1994.

"Fueron apenas tres días. Pero Nazarbayev quería que resultara muy especial. Había invitado al rey a cazar con él y me pidió que yo lo recibiera", explica Khrapunov, que apunta que tras acogerle en el aeropuerto llevó al rey y a su comitiva a recorrer la ciudad, con visitas al museo nacional y a una pista de patinaje sobre hielo muy conocida.

Tras ello fueron a almorzar junto al entonces embajador español en el país, Francisco Pascual de la Parte. Finalmente el rey volvió al aeropuerto para coger un avión en dirección a la residencia de caza privada del presidente. Esa fue la última vez que Khrapunov vio a Juan Carlos I hasta que dos días después regresó al aeropuerto para despedirlo.

"¡Míralo! Es el rey de un país pero no tiene nada... Yo le ayudo como puedo"

Nazarbayev, expersidente de Kazajistán

"Por la puerta trasera del avión introducían los cuerpos de aquellos animales que habían cazado y por la delantera, al mismo tiempo, subían los guardaespaldas del presidente portando cuatro o cinco maletines negros y bajaban sin ellos", se refiere Khrapunov a cabezas con cuernos descomunales de cabras salvajes de Kazajistán, las más preciadas, y a una decena de aves.

También se refiere a dinero, como asegura le confesó el presidente kazajo: "¡Míralo! Es el rey de un país pero no tiene nada... Yo le ayudo como puedo". La cantidad exacta la supo tiempo después en una conversación con otro hombre del Gobierno que le reveló que el rey de España se había llevado cinco millones de dólares en metálico.

"Chicas de compañía del país esperaban repartir total relajación"

Rakhat Aliyev, exyerno del presidente kazajo

La persona que le indicó esa cifra era Rakhat Aliyev, el entonces yerno del presidente kazajo, que murió en 2015 en una cárcel austriaca tras haber sido acusado por el propio Gobierno de perseguir a la oposición.

Antes de fallecer publicó un libro, 'Godfather in law', en el que también cuenta ese viaje del rey emérito. "Bebieron whisky escocés y saltaron juntos al río. Chicas de compañía del país esperaban cerca para repartir total relajación", asegura en esas páginas, en las que también apunta que tuvo tiempo para "hacer lobby por los intereses españoles de Repsol y Talgo", dos empresas que llevan más de dos décadas trabajando en ese país.