El coronavirus ha transformado la muerte: los velatorios están prohibidos y solo dos personas pueden asistir a los entierros e incineraciones de las víctimas. Es el caso de la familia de Rubén Blanco, que ha perdido a un ser querido por COVID-19. "Sólo se pudieron despedir mi madre y mi tía. Iban muy protegidas y fue una despedida rápida", explica.

Ante esta situación, hay empresas que han creado iniciativas online nunca antes vistas. Es el caso de la compañía 'Mi legado digital', que deja a disposición de cualquier ciudadano sus herramientas para hacer testamentos online o incluso para solicitar vídeos de velatorios interactivos.

También los sanitarios colaboran para ayudar a las familias. A Miguel Olmos, familiar de un fallecido, le dieron la opción de verle a través de una tablet. Su familia optó por grabar una carta en audio: "Me consta que la escuchó antes de fallecer", cuenta.

Y no solo desde los hospitales. También desde las casas hay quien crea flores con papel y otros materiales para, a través de la Policía Municipal, hacerlas llegar a la morgue del Palacio de Hielo de Madrid y recordar a los que se han ido y no han podido tener su despedida que siempre estarán en nuestra memoria.

El sistema funerario, al límite

El sector se encuentra al límite con esta crisis. "El volumen de trabajo es cuatro o cinco veces superior al que hay en un día normal", explica Gosalvez.

De hecho, funerarias privadas de la Comunidad de Madrid se han visto forzadas ha externalizar sus servicios y ofrecen a los familiares de fallecidos por COVID-19 que las víctimas sean incineradas en otras comunidades para aliviar el sistema funerario madrileño.

Denuncian un incremento de precios

Con motivo del incremento de fallecimientos a causa del coronavirus, según denuncian los usuarios, algunas funerarias han incrementado también el precio de sus servicios.

Para frenar los abusos que se estaban cometiendo en el sector, el Gobierno decretó que mientras dure el estado de alarma, los precios de los servicios funerarios no podrán superar los vigentes antes del 14 de marzo de 2020.

"Hemos visto la necesidad de establecer precios controlados en los servicios funerarios para garantizar la provisión para las personas con menos recursos", señalaba Pedro Sánchez al explicar la medida.

Sin embargo, desde la Asociación Nacional de Servicios Funerarios, su secretario general Alfredo Gosalvez, asegura que "los precios siguen siendo los mismos", y que precisamente "no han cambiado antes y durante la pandemia para tranquilidad de las familia"