Tras una semana sin estado de alarma, España dibuja un panorama de restricciones muy diferente al de hace apenas unos días. De hecho, solo dos regiones (Baleares y la Comunidad Valenciana) han sido capaces de contar con el beneplácito de los tribunales para mantener una de las medidas más duras de la pandemia: el toque de queda.

Esta diferencia de criterio en los Tribunales Superiores de Justicia ha acabado con las aspiraciones de diversos gobiernos autonómicos. El País Vasco tenía en mente mantener tanto el toque de queda como los cierres perimetrales, pero el Ejecutivo de Urkullu finalmente se ha resignado a decretar el cierre de la hostelería a las 22:00 horas. También Canarias, que se ha dado de bruces contra el auto del TSPC, o Andalucía, cuya intención era cerrar cuatro municipios, pero solo lo ha conseguido en tres.

¿Qué restricciones hay en cada comunidad?

Ante esta situación, aquellos que tengan en mente desplazarse a otra comunidad este fin de semana deben de tener en cuenta las variabilidad de las normas en cada territorio. Por ejemplo, si uno decide viajar a Madrid, Castilla y León o Cantabria, contará con la tranquilidad de que no hay toque de queda ni máximo de reuniones.

Ahora bien, a pesar de que no hay ninguna comunidad con restricciones perimetrales —Baleares tiene la opción de plantearlo, mientras Canarias ya ha recurrido al Tribunal Supremo—, algunas sí se han animado a cerrar los municipios con peor incidencia. Este es el caso de Galicia, Extremadura, Aragón, Asturias, Euskadi, La Rioja y Andalucía (en esta última, en Bornos y Villamartín (Cádiz) y Castro del Río (Córdoba), pero no en Montefrío (Granada) o La Campana (Sevilla), que están a la espera de una nueva resolución judicial.

También hay visibles diferencias a la hora de afrontar las aglomeraciones. De nuevo, según el destino del viaje, los ciudadanos podrán reunirse con más o menos personas. En este sentido, las comunidades más restrictivas son Murcia, Galicia, Cataluña y Navarra, donde el máximo es de 6 personas, mientras que en la Comunidad Valenciana el número asciende a 10. En el resto, a pesar de que los ejecutivos autonómicos piden "prudencia" y restringir estos encuentros, la realidad legal es que no hay un límite de personas con el que juntarse.

¿Y la hostelería?

Con la caída del estado de alarma, prácticamente todas las CCAA han pretendido focalizar su lucha contra el coronavirus en el control de la hostelería y los locales de ocio. De hecho, tal y como recuerda Sanidad, la normativa en este sector sigue intacta: como máximo, estos establecimientos deben cerrar a las 01:00 horas.

Una norma que, en el caso de Andalucía, no se cumple. La región liderada por Juanma Moreno permite que los restaurantes abran hasta las 00:00 horas, pero los pubs y discotecas tienen la posibilidad de mantener su actividad hasta las 2:00 horas.

Sin embargo, el caso andaluz es único en la actualidad, ya que quien quiera tomarse una copa en Aragón, Madrid, Extremadura, La Rioja o Murcia, por ejemplo, deberá apurar como máximo hasta la medianoche. Y esta apertura solo va a menos conforme se revisa el mapa de las restricciones: en la Comunidad Valenciana la hostelería puede abrir hasta las 23:30 horas, mientras que en Cataluña, Canarias (islas nivel 2) y Galicia (los restaurantes, eso sí, a las 01:00 horas) el límite se marca a las 23:00 horas.

Más restrictiva aún es la situación en Cantabria, Baleares, Navarra y el País Vasco, puesto que en las dos primeras se ha decretado el cierre a las 22:30 horas, y en las otras dos a las 22:00 horas. Por su parte, solo hay dos regiones que exprimen el máximo del acuerdo de Sanidad: en Asturias y Castilla-La Mancha, la hostelería sigue abierta hasta las 01:00 horas.

La cuestión es que muchas de estas normas pueden cambiar en cuestión de días. Si bien es cierto que algunas regiones ya han anunciado que desistirán en su lucha por mantener las restricciones (estos son los casos de Canarias, el País Vasco y Navarra), otras prometen llevar la batalla judicial hasta el final, como Andalucía.

Todo ello, sin olvidar que el Gobierno aprobó un decreto para que el Tribunal Supremo tenga la última palabra en caso de confirmarse el entuerto judicial. No obstante, se trata de una opción que, hasta ahora, solo ha sido utilizada por el Gobierno de Canarias (para mantener el cierre perimetral) y cuya efectividad ha sido puesto en duda por los propios magistrados del ente. En cualquier caso, el desenlace se dará más allá de lo que pueda ocurrir este fin de semana. Razón por la que las autoridades mantienen su mensaje: el estado de alarma ha llegado a su fin, pero no la pandemia. Ahora, esta en manos de la ciudadanía decidir dónde se pone el límite.