Fuentes de la Guardia Civil han confirmado a laSexta que varios coroneles se negaron a sustituir a Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. En concreto, de los 115 coroneles que podrían haber accedido a ese cargo, muchos lo rechazaron.

Desde el polémico cese del coronel, el Gobierno ha estado nueve días intentando buscar un sustituto tanteando a varios coroneles que se habrían negado: David Blanes no habría sido la primera opción del Ministerio del Interior.

El puesto se ofreció al segundo cargo de esa Comandancia de Madrid, un coronel que también declinó la oferta. El ministerio dirigido por Grande-Marlaska finalmente optó por Blanes, con experiencia pero con un rango menor, por lo que al coronel que no aceptó la oferta se le ha ofrecido una comisión de servicio para que Blanes no tenga como segundo a una persona con más antigüedad que él.

Desde Interior, sin embargo, califican de falso que varios coroneles rechazaran el puesto asegurando que solo se consultó a tres. Según afirman, Blanes siempre fue su primera opción para sustituirle.

Además, según han confirmado fuentes cercanas al coronel a laSexta, Pérez de los Cobos recurrirá su cese por parte del ministro Grande-Marlaska y, de hecho, confía en que la destitución sea declarada nula y pueda volver al puesto que ocupaba desde 2018. Como paso previo ya habría reclamado su expediente en la Guardia Civil. También ha solicitado una comisión de servicios en la Intervención Central de Armas y Explosivos en Madrid, que le ha sido concedida, según ha comunicado este miércoles Interior.

El jefe de la Comandancia de Madrid fue cesado el pasado 25 de mayo y entonces el Ministerio dirigido por Fernando Grande-Marlaska alegó una "pérdida de confianza" y enmarcó la destitución en un proceso de reconfiguración de cargos. Algo que fue puesto en duda por la oposición, que acusó al Gobierno de hacer injerencias en las investigaciones de la Guardia Civil respecto a la investigación sobre la manifestación del 8M.

La polémica saltaba este martes después de que 'El Confidencial' publicase un informe reservado de la Guardia Civil en el que se expone que el coronel Diego Pérez de los Cobos fue cesado "por no informar" sobre "investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil en el marco operativo y de Policía Judicial con fines de conocimiento".

Tras esta revelación, fuentes de Interior aseguraron a laSexta que la razón real del cese fue por "haberles mentido en el transcurso de la fase de investigación" que llevó a imputar al delegado del Gobierno en Madrid por la celebración del 8M.

Tras esa revelación aseguraban que el equipo de Pérez de los Cobos mintió al Ministerio al informarles de que "la jueza les había mandado paralizar la investigación hasta pasado el estado de alarma". "Pocos días después" de esto, explicaron, vieron "parte del contenido del informe en varios medios de comunicación", motivo que derivó en esa "pérdida de confianza" que habían apuntado desde un primer momento.

Lo cierto es que el coronel Diego Pérez de los Cobos no podía informar al Ministerio de Interior sobre la investigación de la manifestación del 8M por órden de la jueza instructora del caso, Carmen Rodríguez-Mendel ya que la Policía Judicial de la Guardia Civil tiene "orden expresa" de mantener el secreto de las actuaciones.

A pesar de que revelaron este nuevo motivo, desde el Gobierno siguen insistiendo en que "la reestructuración" en la Guardia Civil "se empezó a programar en enero" y que la "pérdida de confianza lo único que provocó fue que en vez de ser el tercero en moverse, fuera el primero".

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, aseguró este martes que Grande-Marlaska cuenta con el apoyo del Gobierno y de Pedro Sánchez y negó cualquier "injerencia" en las investigaciones de la Guardia Civil. "No hubo intromisión ninguna porque no se conocía el contenido del informe", señaló, remarcando "la inependencia de la tarea de la policía judicial".