Sanidad ha confirmado que se mantiene el plan de Navidad, pero que las comunidades pueden adoptar medidas más estrictas de cara a las fiestas si lo consideran oportuno. Así, pueden optar por limitar las entradas y salidas a sus territorios, endurecer sus toques de queda o restringir más las reuniones sociales navideñas.

Así lo anunciaba Salvador Illa este miércoles, tras la reunión del Consejo Interterritorial y horas después de que Pedro Sánchez avisara de que, si fuera preciso endurecer las medidas, el Ejecutivo se lo pedirá a los gobiernos regionales.

Algunos, como el de Canarias o el de Galicia, ya han anunciado un endurecimiento de las medidas, mientras que otras regiones no descartan hacerlo. Repasamos cuáles son:

Canarias: medidas más duras en Tenerife

La primera comunidad en pronunciarse tras el Consejo Interterritorial ha sido Canarias. Su presidente, Ángel Víctor Torres, ha anunciado nuevas restricciones para Tenerife, la isla donde la situación epidemiológica es más preocupante.

Allí, se limitarán durante 15 días las entradas y salidas a los supuestos del estado de alarma, se adelanta el toque de queda a las 22:00 horas y las comidas y cenas navideñas tendrán un máximo de seis asistentes pertenecientes a dos unidades de convivencia (los días 24, 25 y 31 de diciembre, así como el 1 de enero).

Galicia: cierre y reuniones navideñas de seis personas

La Xunta de Galicia, por su parte, ha decretado su cierre: no se puede entrar en la región sin justificación. Por otra parte, aunque se permite el reagrupamiento familiar, las autoridades recomiendan que las fiestas se celebren con convivientes.

En las reuniones, solo podrá haber seis asistentes (salvo que sean más convivientes), aunque los niños no cuentan para este cómputo.

La Rioja amplía el cierre perimetral

La Rioja también ha anunciado que amplía el confinamiento perimetral hasta el 15 de enero, el cierre de la hostelería a las 20:00 horas y no permitirá celebraciones y actividades de gran afluencia. Estas medidas, advierte el Gobierno foral, están sujetas a cambios: "Si cambia la tendencia, actuaremos de forma enérgica y rápida. En otros países ya se han endurecido medidas y en otras comunidades se están advirtiendo cambios", ha advertido.

Otras CCAA no descartan medidas

Las primeras reacciones autonómicas a las palabras de este miércoles de Sánchez no se hicieron esperar: en Cataluña, el president en funciones Pere Aragonés aseguraba que no le "temblará el pulso" si hay que "dar un paso atrás" y aplicar nuevas restricciones para contener los contagios del COVID-19: "Hay que frenar como sea", advertía.

"No vamos bien, nada bien. Tenemos que hablar con toda claridad y franqueza, la ciudadanía merece que se les trate como a personas adultas y corresponsables", aseveró, durante su comparecencia en el Parlament para rendir cuentas sobre las últimas medidas adoptadas por la Generalitat en relación con la pandemia, cuya velocidad de contagio sigue al alza allí.

También el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, deja la puerta abierta a endurecer las medidas en Navidad en Euskadi por la evolución del coronavirus y ha advertido de que la aplicación de la vacuna a toda la población durará hasta otoño de 2021.

Tras la reunión del Consejo Interterritorial, fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid han indicado a laSexta que evaluarán y, en su caso, anunciarán, nuevas medidas de cara a las fiestas este viernes.

La Comunidad sostiene que, "si procede", tomará medidas restrictivas, pero que se anunciarán, en todo caso, a finales de semana, cuando se den a conocer los datos epidemiológicos. "Estamos valorando estos datos y con la evolución de los mismos veremos qué medidas restrictivas habría que tomar", afirmaba el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

"Si la cosa empeora, la Comunidad continuaría con la misma estrategia, usando zonas de salud", ha apuntado por su parte el vicepresidente, Ignacio Aguado. "Espero no tener que tomar medidas, pero si hay que tomar medidas drásticas, con todo el dolor, lo haremos", advirtió.