La vacuna de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca contra el coronavirus finalmente solo se administrará en personas de entre 18 y 55 años en España, ante la falta de información sobre su eficacia en mayores de esa edad.

Así lo ha decidido este viernes la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, tras celebrar hasta tres reuniones para debatir la franja de edad en la que aplicar la vacuna a lo largo de esta semana.

Según ha anunciado el Ministerio de Sanidad, la Comisión ha aprobado fijar en los 55 años la edad máxima de las personas que recibirán la vacuna, cuyas primeras dosis se esperan para este fin de semana, "siguiendo la evidencia científica".

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ya avanzó el miércoles que las vacunas que sí se administrarían a mayores de 80 años serían las de ARN mensajero, como las de Pfizer y Moderna, descartando así la aplicación de la de AstraZeneca en ese grupo. El intervalo recomendado entre las dos dosis de esta vacuna, según avanzó, será de 10 a 12 semanas.

Preguntado al respecto en su comparecencia del jueves, Fernando Simón apuntó que, aunque la Comisión de Salud Pública seguía debatiendo sobre el tramo para AstraZeneca, cuya vacuna se basa en un adenovirus de chimpancé, se estaba tratando de tener "un criterio común en los países de la Unión Europea".

En este sentido, la mayoría de países europeos han optado por no aplicarla en mayores de 65 años, aunque países como Italia o Bélgica también han decidido ponerla solo a menores de 55. Otros, en cambio, como Reino Unido, República Checa o Croacia, sí han decidido administrarla también a mayores de 65 años.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) dio luz verde a la vacuna de AstraZeneca hace una semana, emitiendo un dictamen positivo sobre su comercialización para adultos mayores de 18 años.

Sanidad ya indicó ayer, jueves, que con esta vacuna se empezará a inmunizar a los sanitarios y sociosanitarios que no están en primera línea contra la COVID-19.

Simón cree que no impactará mucho en el calendario

Al respecto, Simón señalaba el jueves que la "falta de información sobre la eficacia de la vacuna en algunos grupos de población no quiere decir que no sea eficaz", sino que "falta quizás alguna información más detallada".

Preguntado sobre si no aplicarla en mayores implicaría reajustes en el calendario de vacunación, el director del CCAES adelantaba que, a su juicio, "no es necesario reajustar mucho los calendarios", si bien en algún momento se podrían vacunar dos grupos de forma paralela.

En este sentido, señaló que el objetivo de vacunar al 80% de los mayores de 80 años hacia finales de marzo y al 70% de la población para verano es factible si se mantienen las entregas de dosis y los incrementos previstos. De ser así, "tendríamos capacidad de cumplir con esos objetivos" y "al mismo tiempo podríamos iniciar la vacunación de otros grupos poblacionales", sostuvo.

En cualquier caso, Simón matizaba que "tenemos que esperar a ver cómo queda la estrategia final" y "a partir de ahí, podremos valorar si es necesario hacer algún pequeño reajuste". Un reajuste que, en todo caso, no sería "muy importante", según aseguró.