Prácticamente uno de cada 10 españoles se habría contagiado por coronavirus desde que comenzó la pandemia. Así se desprende de los datos preliminares de la cuarta ronda del Estudio Nacional de Seroprevalencia, presentados este martes.

De acuerdo con dicho estudio, un 9,9% de la población ha tenido o tiene en la actualidad anticuerpos (prevalencia global), lo que en números absolutos equivale aproximadamente a unos 4,7 millones de ciudadanos.

Un dato muy superior al que reflejan las cifras oficiales de Sanidad: según el último balance del Ministerio, presentado el lunes, se han detectado 1.751.884 casos en nuestro país desde que estalló la crisis sanitaria.

De esos 4,7 millones de españoles infectados que apunta el estudio, la mitad se habrían contagiado durante la primera ola de la pandemia y el resto, durante la actual segunda oleada, según ha precisado la directora del Instituto de Salud Carlos III (ISCII), la doctora Raquel Yotti, en rueda de prensa.

La prevalencia global (porcentaje de personas con anticuerpos desde el inicio del estudio) es del 10,1% en mujeres y del 9,6% en hombres.

En cuanto a la prevalencia actual (porcentaje de personas que actualmente tienen anticuerpos), en la segunda quincena de noviembre era de un 7,1% en España: un dato algo mayor en mujeres (7,5%) que en los hombres (6,7).

Sanitarios y cuidadoras, los colectivos con mayor prevalencia

Por zonas geográficas, a pesar de la gran difusión de la pandemia, se observa una marcada variabilidad geográfica: mientras A Coruña, Canarias y Lugo presentan prevalencias inferiores o cercanas al 4%, el núcleo central alrededor de Madrid muestra cifras cercanas o superiores al 15%.

Por colectivos, la mayor prevalencia se detecta entre el personal sanitario y las mujeres que cuidan a personas dependientes en el domicilio: alcanza el 16,8% en el primero y el 16,3% en el segundo colectivo.

Por otra parte, se ha detectado una tasa de seroconversión del 3,8%: es decir, personas que en las primeras rondas del estudio no eran positivas y ahora sí. Además, la tasa de posibles casos activos de COVID-19 detectada en esta cuarta ronda es del 3,2%, muy superior a la estimada en la oleada anterior del estudio, realizada cinco meses antes de esta, cuando se situaba en torno al 1,1%.