La tensión entre PSOE y Unidas Podemos a cuenta de la ley Zerolo sigue en aumento. En la formación morada, según informa José Enrique Monrosi, hay un enfado monumental con su socio de Gobierno porque consideran que han traspasado "todas las líneas rojas" con la tramitación "unilateral" de la nueva normativa sobre derechos trans.

Y es que el partido que lidera Pablo Iglesias cree que están tratando de limitar las competencias del Ministerio de Igualdad, gestionado por Irene Montero. Creen que los socialistas están incumpliendo el acuerdo de la coalición, aunque sí destacan que esto no pone en riesgo al Ejecutivo.

La misma tensión se refleja en las filas socialistas, que se alejan cada vez más del vicepresidente del Gobierno. De hecho, fuentes de Moncloa han trasladado a laSexta que ya han asumido que "en las próximas semanas veremos muchas tensiones en la coalición" en torno a la tramitación de esta nueva ley.

Además, aseguran que están cansados de la actitud de Pablo Iglesias, lo que les ha llevado a no respaldarle en el debate de este miércoles en el Congreso. Los diputados del PSOE se han limitado a cruzarse de brazos cuando el líder de Podemos ha contestado a las interpelaciones de Partido Popular y Vox.

Unidas Podemos pidió una abstención al resto de partidos

Y esta mañana, según informa María Llapart, hemos conocido que la formación morada pidió una abstención como "voto disidente" a los socios parlamentarios del Gobierno de coalición, como ERC o Más País frente a la proposición de Ley de Igualdad de Trato.

ERC ha reconocido las llamadas, pero fuentes republicanas aseguran que se negaron a cambiar su sentido del voto -votaron a favor- ya que no quieren "blanquear" las disputas de la coalición con un asunto tan serio como la igualdad de trato. En este sentido, los morados han asegurado que solo se pusieron en contacto con los republicanos para interesarse por su posición, y no para presionarles.

El propio PP asegura haber recibido llamadas de Unidas Podemos para interesarse sobre el sentido de su voto

Lo mismo han reconocido fuentes de Más País, la formación que lidera Íñigo Errejón. Aseguran la existencia de llamadas para que no apoyaran la tramitación de la mencionada ley. Y es que, según fuentes parlamentarias a laSexta, la formación morada quiso "tumbar" el texto ya que lo consideraban "un desastre".

Incluso, fuentes del Partido Popular confirman que también recibieron llamadas de los morados para interesarse por su sentido del voto, cuando no es lo habitual, aunque no para pedirles que cambiaran de postura.

Los diputados de Unidas Podemos se abstuvieron en la tarde del martes en la tramitación parlamentaria debido a que el PSOE presentó su proyecto sin contar con la opinión del Ministerio de Igualdad, dirigido por Irene Montero. La tramitación salió adelante, con la abstención de UP y el PP y el voto negativo de Vox.

La de ayer fue la primera vez que los socios del Ejecutivo de coalición evidenciaron tan claramente sus roces internos en la cámara y fuentes del grupo parlamentario socialista han expresado a laSexta un profundo malestar por la abstención de Podemos, ya que es la primera vez que ambos partidos no se apoyan entre sí. "Ellos han abierto esa puerta", avisan desde el PSOE.

El PSOE cree que hay un "pseudoliderazgo" por parte de Unidas Podemos

Al respecto, y coleando desde ayer, fuentes socialistas confirman a laSexta que no se ha aplaudido al vicepresidente Iglesias durante la sesión de control de hoy por "cansancio e indiferencia". Además, para estas voces del grupo parlamentario esto demuestra un "pseudoliderazgo" por parte de Unidas Podemos entre los socios del Gobierno en el Congreso, pero que estos reivindicaron su autonomía.

Ante los medios en el Congreso, la vicepresidenta primera y exministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha asegurado que "cada cual responde de la coherencia de su discurso frente a su electorado".

Para la formación morada, la norma, acuñada por los socialistas como 'Ley Zerolo' en homenaje al fallecido histórico socialista Pedro Zerolo, es una ley "tibia" que "pierde la oportunidad de ser vacuna contra el odio". El partido de Pablo Iglesias, además, acusa al PSOE de haberla presentado de forma "unilateral" e incluso asegura haberse enterado a través de las redes sociales.