Unidas Podemos se ha sumado este martes a las explicaciones del PSOE de que no hay ningún pacto del Ejecutivo con EH Bildu, rebajando así el entusiasmo inicial que mostró el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ante las cámaras de laSexta, celebrando el anuncio de la formación de que apoyaría los presupuestos.

El encargado ha sido el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, que ha asegurado en una entrevista en RNE que "no existe pacto" con EH Bildu de cara a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), sino que la formación solo ha mostrado "su predisposición al pacto y a votar a favor de las cuentas públicas".

"De momento no hay contrapartida. Creo que es un acto de generosidad y responsabilidad, se hacen cargo de la situación por la que estamos pasando y toman conciencia de que ahora ya no se puede operar con los PGE que tenemos, hacen falta políticas progresistas", ha afirmado, para después subrayar la "importancia" de que la izquierda abertzale se sume por primera vez a la negociación de unas cuentas. "Me gustaría que ERC y Junts per Catalunya tuvieran esa visión de estado que tiene Bildu", ha dicho Asens.

Bronca en el PSOE

El supuesto pacto presupuestario del Gobierno con la izquierda abertzale ha levantado una polvareda en el PSOE, con numerosos líderes regionales criticando la connivencia con la formación de Otegi. El ministro de Transportes y secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, negó dicho acuerdo: "No hay ningún acuerdo de gobierno, ninguna voluntad de hacer sociedad", dijo el 'número tres' socialista desde Ferraz.

"El Gobierno no puede renunciar a los votos de nadie, no hay mecanismo para ello, porque lo que está en juego de verdad, es el interés general de España, el bien mayor al que todos debemos y nos debemos”, insistió el ministro el lunes tras una tensa Ejecutiva del PSOE por este asunto. “No hay ningún acuerdo más que estar en el debate de las enmiendas”, afirmó.

La vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, ha insistido este martes en esta postura en la rueda de prensa tras la Junta de Portavoces: "Lo que hay es la voluntad de diálogo del Gobierno con todas las fuerzas políticas y la voluntad de todas las fuerzas políticas del Gobierno para sacar adelante del Presupuesto". Y si hay partidos que quieran sumarse, "bienvenido sea".

"No hay acuerdos todavía, pero a partir de ahora nos sentamos con todos los que quieran llegar a acuerdos", ha dicho Lastra, certificando la "buena voluntad en una amplia mayoría" de los grupos representados en la cámara.

Fuentes de EH Bildu apuntan que "nunca nadie ha dicho que hubiera acuerdo" y recuerdan que Arnaldo Otegi, en esa entrevista en Radio Euskadi, tan solo dijo que "a día de hoy había receptividad suficiente por parte del Gobierno, que las negociaciones estaban bien encaminadas y que de momento nos posicionamos en el 'sí' si las cosas no se torcían".

Bildu recuerda que "nunca nadie dijo que había acuerdo", tan solo que "a día de hoy nos posicionamos en el 'sí'

Sin embargo, el portavoz de ERC en el Congreso y miembro del llamado bloque de la investidura, Gabriel Rufián, ha ironizado este martes sobre los esfuerzos de los partidos en el Gobierno por rebajar el acuerdo con los abertzales: "Otegi dijo que está todo encauzado. Eso en mi pueblo se llama tener un pacto", aseveró en una rueda de prensa después de presentar 320 enmiendas a los PGE.

Además, Rufián ha advertido que "quien no lo acepte tiene carencias democráticas enormes" y tildó de "anormalidad democrática" llamar ETA a Bildu. "Creo que es un debate más de la caverna. Una parte del PSOE sabe que vivirán más cómodos con Arrimadas que con otros, eso es tentador. Y Cs sabe que está desesperado, no tiene otra. Van a tener resultados desastrosos en Cataluña".

La ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha dicho: "Que Bildu apoye estos presupuestos es entender que eso supone una victoria a este Gobierno es bastante estéril" y ha recordado que fue con un Gobierno socialista "cuando se logró vencer a ETA"

"Ojalá que el cien por cien de los diputados dieran su voto a estas cuentas, incluido el PP y Vox" y ha dicho que las conversaciones con Bildu "han versado solo sorbe los números y las cuentas públicas".

La fórmula naranja

El Gobierno no ha cerrado en ningún momento la puerta a la formación naranja para que se sume a las cuentas, manteniéndolo como una posibilidad en el caso de que ERC se descuelgue del proyecto presupuestario. De hecho, Moncloa se ha puesto en contacto con la cúpula naranja para transmitirle su intención de seguir negociando las cuentas públicas, ha informado Esther Redondo en 'Al Rojo Vivo'.

La intención de Moncloa es que Ciudadanos apoye los presupuestos y, si esto no es posible por el concurso de ERC y Bildu, que al menos se abstengan. La intención del Ejecutivo es "encarecer" el voto en contra de los naranjas, ya que eso situaría al partido de Arrimadas de nuevo en la foto de Colón, algo que quieren evitar.

Sobre el pacto con Bildu, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid y líder naranja en la región, Ignacio Aguado, ha exigido en 'Al Rojo Vivo' claridad: "Si pacta con Bildu es porque quiere, Ábalos dijo que no hay pacto. Pues que lo aclare, porque Iglesias alardeaba. Si quiere, tiene la mano de Ciudadanos y es lo más patriota que se puede hacer en estos momentos. La mejor forma de ser patriotas en estos momentos es no pactar con quien quiere destruir España".

En esta idea insistió la presidenta del partido, Inés Arrimadas, esta mañana en COPE: "Si Sánchez pensaba que podría juntar a todos y mantener todas las vías abiertas, como bien dije va a llegar un momento en que va a tener que decir la verdad a los españoles. Por España vamos a intentar que Sánchez elija la vía moderada, vamos a comprobar si manda Iglesias o manda la parte más moderada".

Sobre el calendario de los presupuestos, según ha podido saber laSexta, su posible aprobación se adelanta a última semana de diciembre y podría celebrarse el Pleno el 29 de diciembre, por lo cual no haría falta ninguna prórroga.