El juzgado de Bergara abre diligencias para investigar los crímenes franquistas que se cometieron en la localidad de Elgeta, en Gipuzkoa. Fue el Ayuntamiento de esta pequeña localidad vasca quien presentó en octubre una querella con 14 testimonios desgarradores de "violaciones, asesinatos, robos, multas y trabajos forzados", según explica Iraitz Lazkano, alcalde de Elgeta.

Los crímenes van desde el año 1937 hasta el inicio de los 80. Que ahora se admita a trámite esta querella es un paso, dicen, para que se haga al fin justicia. "Estamos esperanzados porque puede ser que se pueda hacer una justicia real", señala Lazkano.

Justicia real para casos como el de la tía de Javier, torturada por soldados de las tropas franquistas: "Allí es donde le machacaron, le cortaron los dedos y mataron al abuelo y a la abuela". Testimonios como el suyo, recogidos durante años, han sido claves para la juez que instruye la causa.

A mediados del mes de enero todos ellos prestarán declaración en los juzgados. Será la primera vez que en sede judicial se presenta un testimonio de casos contra este tipo de crímenes y esperan no ser lo últimos.