Manuel Altava, juez y senador popular elegido por Casado para ser vocal en el Consejo General del Poder Judicial, se quedó con una finca propiedad del Estado en Peñíscola por sólo 5.639 euros en una subasta sospechosa.

Se trata de una adjudicación que suscita sospechas al tratarse de una finca de 79 km2 de extensión en un enclave paradisíaco como es el municipio castellonense de Peñíscola, muy solicitado por sus aguas claras y cálidas en verano. Con esas características su precio, 5.639 euros, no se corresponde con la realidad del mercado.

El Plural desvela que en la escritura de la compraventa del inmueble aparece la firma de Juan Costa, padre de un ministro de Aznar, como Delegado de Economía y Hacienda en Castellón. En ese documento se especifica que se adjudicó a Altava en segunda subasta ya que la primera, paradójicamente, quedó desierta.

Además, el precio de salida de la subasta fue de 5.639 euros, justo la cantidad que tuvo que abonar Manuel Altava, ahora propuesto por Casado para el CGPJ.