El aún líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha comparecido en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Sin hacer la pregunta prevista al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Casado ha pronunciado el que puede ser su último discurso como líder de la oposición en el hemiciclo.

Era un momento difícil, con su futuro político en el aire y después de la dimisión ayer de Teodoro García Egea como secretario general del PP. Casado acudía al Congreso por lealtad y respeto a la institución.

"Los españoles hemos construido con coraje una de las grandes democracias del mundo frente a muchas amenazas. Fuimos capaces de superar las enemistades y fracturas con un pacto constitucional. La concordia y la reconciliación han guiado desde entonces la vida de todos los españoles frente al rencor y la ira. España se encontró a sí misma y encontró su lugar en el mundo, conquistando la libertad y la prosperidad", comenzaba recordando el golpe del 23F.

"Nuestra responsabilidad es ensanchar el espacio de la centralidad para que tanto el PP como el PSOE pudiéramos ganar en él, sin necesidad de pactos con los que no creen en España, ni alianzas con los que atentaron contra ella. En esta época tan difícil, a final de una terrible pandemia y al inicio de una crisis internacional, nuestro deber es devolver la tranquilidad a nuestros mayores, la esperanza a nuestras familias y la ilusión a nuestros jóvenes. Espero que el Gobierno se ponga al servicio del interés general con respeto a las instituciones, la unidad nacional y la igualdad de todos los españoles. Yo entiendo la política desde la defensa de los más nobles valores y principios. Desde el respeto a los adversarios y la entrega a los compañeros. Todo para servir a España y que nuestros hijos tengan un futuro mejor", sentenciaba.

Aquí puedes escuchar su discurso de manera íntegra:

Un aplauso agridulce de los que le han dejado solo

Tras las palabras de Casado, el grupo popular en el Congreso de los Diputados ha respondido con un largo aplauso. Un reconocimiento público agridulce de los que en las últimas horas le han ido dando la espalda. que ha sonado a Casado ha escuchado la respuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que sin entrar en la guerra interna del PP, ha asegurado que el Gobierno va a seguir trabajando por los españoles, sin interferencias de ningún tipo. "Desde la discrepancia política, le deseo en lo personal lo mejor. El Gobierno está en consolidar la recuperación económica y aprovechar los fondos europeos. En estos dos años, la oposición se ha instalado en la descalificación personal. Nosotros no vamos a actuar así. Les anuncio que el Gobierno no va a adelantar las elecciones generales. Esto es un Gobierno con sentido de Estado. Las elecciones generales se convocarán cuando corresponda", ha sentenciado Sánchez.

Tras la réplica del presidente del Gobierno, Casado ha abandonado el hemiciclo acompañado por su secretario de Comunicación, Pablo Montesinos y la responsable de Organización, Ana Beltrán, a la vez que su grupo le dedicaba nuevos aplausos. Después, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha agradecido a Casado su compromiso: "Quiero dejar constancia del gran respeto y agradecimiento al presidente del PP, don Pablo Casado Blanco".

Casado se somete al juicio de los barones

Esta tarde Casado se reunirá con los presidentes autonómicos del partido, a los que probablemente presentará su dimisión. Todo se precipitó este martes después de que, incluso los más afines a Génova, pidieran un Congreso Extraordinario para elegir al nuevo presidente del partido. De hecho, algún miembro del Comité de la Dirección Nacional, como Belén Hoyo, dimitió de su cargo.

Ante las peticiones, y con la mayoría del partido dándole la espalda, se incluyó en el orden del día de la Junta Directiva Nacional -que se celebra el próximo martes- la convocatoria del Congreso Extraordinario.

Alberto Núñez Feijóo podría sustituir a Pablo Casado tras su marcha. En un acto en Pontevedra este martes, el presidente gallego instó a abrir una nueva etapa que permita "desbloquear la actual situación de colapso" que atraviesa. "Todos somos responsables de esta situación. Tenemos que estar a la altura y tomar decisiones, yo entre ellos", señaló. No verbalizó si él mismo daría el paso para, eventualmente, suceder a Pablo Casado, pero sí dijo que "tomará decisiones" en función de lo que el partido "pida a cada uno de sus dirigentes que haga", para lo cual pidió "tiempo al tiempo" y dejar que los que piden cambios en la dirección nacional hagan sus propuestas.