Los políticos independentistas presos no podrán salir de prisión para hacer campaña electoral. El Supremo, este jueves, les ha denegado su puesta en libertad provisional que ellos habían solicitado como candidatos a las elecciones del 28A. El tribunal considera que los motivos para mantenerlos encarcelados siguen concurriendo y con especial fuerza "si valoramos el momento del juicio en el que nos encontramos".

La puesta en libertad provocaría una "importante disfunción" en el desarrollo de la vista, en opinión de la sala que apunta que el mantenimiento de la prisión "es proporcionado y no vulnera el derecho a la participación política de los acusados".

La Fiscalía se había opuesto a esa puesta en libertad alegando que el riesgo de fuga no solo se mantiene una vez iniciado el juicio, sino que se incrementa al tener más sesiones de la vista oral en abril y mayo. Y, además, tenía en cuenta el "liderazgo e implicación" de los encausados en el 'procés', que hace que "el riesgo de reiteración delictiva no esté en modo alguno conjurado", sino que persiste, añadía en su escrito el Ministerio Público.

El exlíder de la ANC, Jordi Sànchez, en un tuit ha criticado la decisión.

 

También el ex president del Govern Carles Puigdemont ha escrito en Twitter: "Como siempre y en el camino de siempre. Las condiciones en las que tendrán que competir y ejercer sus derechos ya no son las mismas, pero podrían corregirse si los derechos fundamentales estuvieran garantizados y protegidos. Cosas de democracia plena, supongo"

 

Este jueves también debería resolver la Junta Electoral Central si, como han solicitado los presos, se puede celebrar un debate de candidatos en la cárcel de Soto del Real, en Madrid.