La Fiscalía Superior de Cataluña presentó una querella por desobediencia contra Quim Torra después de que desoyera la orden de la Junta Electoral de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos y la respuesta del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha sido acordar investigar al presidente de la Generalitat.

El 11 de marzo hubo un primer requerimiento de la Junta Electoral Central para que Torra, en 48 horas, retirase esteladas y lazos amarillos y que no cumplió. Cuatro días después, el 15 de marzo, Ciudadanos lleva el incumplimiento ante la JEC, que el 18 vuelve a apremiar al president y le da 24 horas, tras lo cual Torra, "para esquivar y burlar" la orden, sustituye los lazos amarillos por otros de otro color.

Torra recurrió la decisión de la Junta Electoral y solicitó la suspensión de la retirada de los lazos, pero el Tribunal Supremo rechazó su solicitud. Posteriormente presentó una nueva querella, esta vez contra la Junta Electoral Central por prevaricación.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, Torra ha comunicado que ya ha firmado la notificación de la querella de la Fiscalía y advierte: "Ante un estado autoritario, hemos decidido vivir sin miedo. Con la libertad de expresión, hasta las últimas consecuencias".

 

Por su parte, Puigdemont también le ha dado su apoyo a través de la misma red social afirmando que "el 155 deja un paisaje de devastación democrática que ninguno de sus autores, desde el PP hasta el PSOE a través de ciudadanos, tiene intención de reconstruir".