Satisfacción entre las víctimas del metro de Valencia tras el acuerdo entre las acusaciones y los acusados. Consideran que se ha hecho justicia después de que cuatro de los ocho acusados hayan aceptado la pena de 22 meses de prisión por su responsabilidad en el accidente, ocurrido en 2006, que le costó la vida a 43 personas.

"No se trata de venganza, sino de Justicia", ha señalado el abogado Vicente Baeza, representante de la Asociación de Víctimas del Accidente del Metro del 3 de Julio, quien ha valorado "el reconocimiento de hechos que han hecho los cuatro condenados" y también la reparación moral para las víctimas que comienza con esta atribución de responsabilidades.

La jueza ha suspendido el ingreso en la cárcel de estos cuatro condenados, en vista al acuerdo de conformidad que la fiscalía alcanzó la pasada semana con las acusaciones particulares y las defensas implicadas en el caso por el accidente, en virtud del cual resultan absueltos cuatro directivos, entre ellos Marisa Gracia, ex gerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

Los cuatro directivos que han aceptado su responsabilidad no ingresarán en prisión al ser condenados a 22 meses de cárcel.

La suspensión de la ejecución del ingreso en prisión para penas de menos de 24 meses de cárcel es una posibilidad de la que dispone un juez o un tribunal que dicta una condena, y para aplicarla debe tener en cuenta que se cumplan requisitos como que los reos no tengan antecedentes penales o hayan satisfecho las responsabilidades civiles.

Tanto la fiscal como las acusaciones particulares de este caso no se han opuesto a la suspensión del ingreso en prisión, como parte del acuerdo . La fiscal del caso ha explicado que acepta que los condenados no ingresen en prisión porque, a pesar "del resultado gravísimo de los hechos y de la imprudencia cometida, ha habido reparación de daños, se han producido dilaciones desde que ocurrieron los hechos y todas las partes, en especial las acusaciones particulares, están de acuerdo".