Desde el inicio de la pandemia de coronavirus en España, muchas empresas que no pueden teletrabajar han puesto sus esfuerzos en proteger a los trabajadores para garantizar el desarrollo de las actividades cuidando de su salud.

El control de la temperatura de los empleados a la entrada del trabajo es una de las medidas que se adoptan en la cooperativa de tomates 'Granada la palma'. Además, la empresa equipa a los trabajadores con guantes, mascarillas, gel, gafas y una mampara protectora. Se busca la seguridad del trabajador y también del cliente.

Los servicios esenciales, que no han parado durante el estado de alarma, también extreman las precauciones. Los trabajadores de planta de Aguas de Barcelona, en Palafolls, están confinados en su puesto de trabajo. Viven en estas caravanas, y así evitan contagiarse y poder asegurar que coronavirus no afectará al servicio de agua. La medida ha sido aplicada en la filiales de la empresa en toda España, la planta de Huelva, es otro ejemplo.

Otro servicio imprescindible en nuestro día a día es la electricidad. En Iberdrola reparan gran parte de las incidencias en la red desde su centro de operaciones, pero algunos trabajos deben realizarse de forma presencial, y en ese caso se acude en dos coches.

Así será la vuelta al trabajo para algunos servicios

Algunas de estas medidas se tendrán que aplicar también para la hostelería y otros servicios como los gimnasios y polideportivos que ya trabajan para reformar sus establecimientos e idear un plan para la reapertura tras el confinamiento.

Mesas separadas por mamparas y controles de temperatura son algunas de las medidas que se plantean para bares, restaurantes y hoteles. En los gimnasios se tratará de reducir las clases, extremar la limpieza y mantener la distancia de seguridad para los clientes.